Trabajadores rurales argentinos por ley de acceso a la tierra

25 de octubre de 2021, 15:28Buenos Aires, 25 oct (Prensa Latina) Miembros de la Unión de Trabajadores de la Tierra en Argentina (UTT) encabezan hoy una acampada de cuatro días frente al Congreso para reclamar el urgente tratamiento de una ley de acceso a la tierra.

Con carpas e intervenciones en el lugar para mostrar su clamor, los manifestantes urgen a los legisladores debatir una iniciativa para crear créditos en beneficio de los productores de la agricultura familiar, pues el 87 por ciento de quienes realizan este trabajo tienen que arrendar las tierras por no poder comprar una parcela propia.

En declaraciones de las que se hace eco Página 12, la referente de la UTT, Rosalía Pellegrini, subrayó que de acceder una familia a la tierra, se generan verduras para 130 hogares. Esto tiene una repercusión directa en la calidad de lo comemos, dijo.

La protesta tiene como epicentro la Plaza de los dos Congresos, en esta capital, donde se produjo un llamado vedurazo, consiste en repartir sus productos de forma gratuita y tuvo réplicas en otros lugares como por ejemplo la localidad bonaerense de Zárate, donde varias representantes mujeres de la agricultura organizaron una protesta frente a la puerta de la sede de la transnacional Bayer-Monsanto, donde repartieron a los transeúntes hortalizas y frutas agroecológicas.

Mientras en el Congreso los pequeños y medianos productores estarán durante casi toda la semana, también habrá acciones en las provincias de Córdoba, Santa Fe, Chaco, Formosa, Entre Ríos, Corrientes, Misiones, Santiago del Estero, Tucumán, Salta,

Jujuy, Mendoza, La Pampa, Neuquén, Río Negro y Chubut.

Desde 2016, los miembros de la UTT reclaman por un modelo sustentable a través de la agroecología y la democratización de la tierra para lograr la soberanía alimentaria.

En un comunicado difundido en las redes sociales, los trabajadores rurales piden por la creación de una iniciativa que en vez de pagar alquileres abusivos, paguen con un crédito que permita acceder a tierra propia y de seguridad para producir alimentos e invertir en el camino hacia la agroecología.

Además de enfermarnos con agroquímicos, las familias que dependen de estos venenos producen a precio dólar y venden en pesos, remarcaron los organizadores.

jha/may

Prensa Latina