Salario mínimo para 2021: Conozca el panorama y posibles decisiones

La discusión sobre el aumento del salario mínimo ya comenzó, y las posiciones del sector privado y de las centrales obreras están bastante divididas. Los primeros afirman que no debe haber un aumento muy alto, debido a todo lo sucedido durante 2020 a raíz de la pandemia del COVID-19. Estos lo sustentan afirmando que un alto incremento pondría en riesgo la competitividad de las empresas y por ende la recuperación económica.

Las posiciones en cuanto al aumento del salario mínimo son:

·         Fedesarrollo: Un aumento entre el 2 y el 2.5 %.

·         Anif: Propone un incremento entre el 2 y el 3 %.

·         Andi: No se pronunciará hasta que se inicie la mesa de concertación.

Por su parte las centrales obreras sostienen que a un mayor incremento del salario mínimo habrá un mayor poder adquisitivo por parte de los colombianos. Esto, según ellos, dará como resultado una reactivación económica. Su posición se basa en aumentar a un millón de pesos ($1.000.000) sin auxilio de transporte, actualmente el salario mínimo está en $877.803 más $102.854 del auxilio de transporte.

La anterior propuesta se sostiene en que, para las centrales obreras, la crisis económica solo se podrá superar dándole mayor capacidad de consumo a las familias colombianas.

Seguramente este año no habrá un acuerdo, por lo que el Gobierno Nacional entraría a jugar un papel preponderante en caso de que en última instancia se tenga que dar por decreto el aumento del salario mínimo.

Para Staffing de Colombia, especialistas en Servicios Temporales y Outsourcing, el aumento del salario mínimo debería ser de 2.5%, un poco más alto que la variación anual de la inflación, la cual en octubre fue de 1,75 %.

Cabe aclarar que esta opción de incremento propuesta por estos especialistas, está basada en que un alto aumento afectaría de gran manera la contratación de las empresas. Además, se toma en cuenta el factor de la inflación, el cual será determinante por parte del Gobierno.

Por otro lado, sectores económicos como lo son el turismo, eventos, restaurantes y bares, entre otros, que han sido los más afectados, no podrían soportar un aumento tan alto en el salario mínimo, pues en caso de darse, podría desencadenar una informalidad alarmante.

Añadido a lo anterior, hay que resaltar que un incremento muy elevando en el salario mínimo pondría en un riesgo innecesario la reactivación y crecimiento económico. 

Por último, hay que considerar que el reto de las Empresas de Servicios Temporales (EST) juegan un papel preponderante en la recuperación de los empleos perdidos durante la pandemia. En este momento el desafío principal está en recuperar el 6% de participación que se tenía en cuanto al trabajo formal en el país.

Extra colmbia