¿Y si IKEA diseñara un automóvil?

La cadena IKEA es conocida por vender muebles baratos y sencillos que el mismo comprador tiene que dedicarse a armar. ¿Y qué pasaría si este modelo de negocio se extendiera a otros productos, como por ejemplo, un automóvil?

Ahí es donde aparece este concepto creado por el estudiante de diseño Ryan Schlotthauer, llamado Höga, que es básicamente un vehículo que tiene que armar el usuario con sus propias manos.

Si este aparato existiera, habría que sentarse por varias horas a montar las más de 300 partes que lo componen. A cambio, se tendría un auto en el que caben dos personas, cuyo interior es personalizable y en el que incluso hay espacio para una pieza de equipaje.

El Höga está pensado para funcionar con batería y permitir moverse por la ciudad de manera eficiente y económica, sobre todo considerando su precio de $6,500 dólares. Además, el diseño considera solamente piezas reciclables por lo que una vez que cumpla su vida útil, será amigable con el medio ambiente y los restos podrían utilizarse en otra cosa.

No cabe duda que el autor de este concepto pensó en todo; a juzgar por las imágenes, este vehículo debería encajar muy bien dentro del catálogo y las propias tiendas de IKEA si es que existiera. Pero por otro lado, también saltan de inmediato algunas preguntas: obviando el diseño estético y sus colores, ¿quién utilizaría un vehículo como este?

Y más importante aún, ¿qué tan seguro podría ser pasearse por la ciudad sobre estas cuatro ruedas? El Höga no luce muy resistente y si ya autos tradicionales pensados para la ciudad  y con cero estrellas no destacan por su seguridad, ni pensar en lo que sería un auto de IKEA.

Recomendaciones del editor

Digitaltrends