martes, abril 16, 2024
ECONOMÍA

Vertiginoso crecimiento de deuda pública de Panamá

22 de enero de 2021, 6:48Por Osvaldo Rodríguez Martínez

Panamá, 22 ene (Prensa Latina) La deuda pública de Panamá creció en seis mil millones de dólares en 2020, pero ya en enero aumentó en otros dos mil 450 millones como apoyo al presupuesto del presente año, informaron hoy aquí.

Medios de prensa locales publicaron que la víspera el país colocó en los mercados financieros Bonos Globales con vencimiento en los años 2032 y 2060 por un monto de dos mil 450 millones de dólares, como parte del plan de financiamiento para la vigencia fiscal 2021.

La operación, que estuvo a cargo de un equipo del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), cubrirá solo una parte de los seis mil millones de dólares del financiamiento de la nación para este año, donde se incluyen las amortizaciones de las deudas que vencen.

Este nuevo paso lo acompañó la apertura de una línea de crédito precautoria del Fondo Monetario Internacional (FMI) por un monto de dos mil 700 dólares, que pueden ser usados en 2021 y 2022 ‘bajo circunstancias muy específicas que profundicen la crisis en el país, por lo que actúa como una póliza de seguro’, aseguró el MEF.

En la teoría desarrollada en 2019 por la institución sobre la sostenibilidad de la deuda, afirmaron que el crecimiento proyectado y los créditos tendrían una armonía dentro de cifras macroeconómicas consideradas saludables por el FMI y el Banco Mundial; pero esa proyección la echó por tierra la pandemia de Covid-19.

Al cierre de 2020, la deuda pública de Panamá ascendió a 36 mil 959 millones de dólares, mientras que la recesión del pasado año se calculó entre 14 y 20 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), para muchos economistas la peor de las últimas tres décadas.

A juicio del catedrático Rolando Gordón, la deuda podría representar actualmente que de cada dólar de ingreso, el país debe pagar entre 60 o 65 centavos para honrar los compromisos adquiridos, lo que significa que no quedaría lo suficiente para cubrir las necesidades de la población.

Con la única excepción de los ingresos por peajes y servicios del canal de Panamá, la recaudación fiscal de todas las actividades, al finalizar el reciente diciembre, estuvo 28 por ciento por debajo a lo planificado, e incluso al del año precedente, lo que generó un déficit de dos mil 512 millones de dólares.

Entre enero y febrero del 2020, el gobierno anunció que las cobranzas repuntaron en comparación con los mismos periodos anteriores, pero esta tendencia cambió a partir de marzo con el inicio de la crisis sanitaria, cuyas medidas de contención dañaron seriamente a la generación de riquezas.

Por otra parte, el optimismo de los pronósticos para 2021 de que la economía reaccionara y creciera en 5,5 por ciento del PIB, se vio frustrado hasta el momento con la llamada segunda ola de la pandemia de Covid-19, que obligó a las actuales restricciones de movilidad, cierre temporal de empresas y la posposición de proyectos para la reanimación.

mem/orm

Prensa Latina