Qué pasa si un candidato presidencial muere en plena campaña o antes del Día de la Inauguración

WASHINGTON – A un mes antes del día de las elecciones y el presidente Donald Trump en el hospital, infectado con un virus que ha matado a más de 209.000 estadounidenses, algunos se preguntarán qué sucede en las elecciones si su condición empeora.

Si el presidente no puede servir, por enfermedad o muerte, la Enmienda 25 deja en claro que los poderes de la presidencia se transfieren al vicepresidente Mike Pence.

Pero, ¿qué pasa si un candidato a presidente muere antes del día de las elecciones? ¿O justo después? ¿Qué sucede si el candidato ganador muere antes del Día de la Inauguración?

Nunca ha sucedido en un país con una larga transición entre el día de las elecciones a principios de noviembre y el inicio del nuevo mandato de un presidente el 20 de enero.

La Constitución, así como las leyes electorales estatales y federales, ayudarían a guiar al país a través de la proceso. Pero sin precedentes, el resultado está lejos de ser seguro.

La Cámara de Representantes tiene la última palabra sobre quién gana la presidencia. Antes de que la Cámara tenga que hacerse cargo, hay roles para los partidos políticos, las legislaturas estatales, el Colegio Electoral, los tribunales y, lo más importante, los votantes.

En Estados Unidos, el que obtiene el mayor número de votos en una elección presidencial no necesariamente gana.

¿PUEDEN LOS PARTIDOS REEMPLAZAR A UN CANDIDATO QUE MUERE?

Sí, pero no tan cerca del día de las elecciones. Ya se han enviado casi 63 millones de boletas a los votantes, y ya se han emitido casi 3 millones de votos. La fecha límite para que los candidatos se retiren ya pasó en todos los estados, excepto en dos, Carolina del Sur y Connecticut, y faltan unos días para la fecha límite.

La fecha de la elección la establece la ley federal, el martes después del primer lunes de noviembre, que cae este año el 3 de noviembre. Solo el Congreso puede cambiar la fecha de la elección.

Pero es importante recordar que en una elección presidencial, los votantes en realidad no están votando por los candidatos. En cambio, están votando por listas de electores que elegirán al presidente y al vicepresidente como miembros del Colegio Electoral. Para ganar la presidencia, un candidato debe ganarse el respaldo de una mayoría de electores (270) en el Colegio Electoral.

Se realizan en cada interna partidaria, para elegir al candidato, junto a las primarias, donde se vota de manera directa.

En las elecciones estadounidenses modernas, la reunión del Colegio Electoral es esencialmente una confirmación ceremonial de la elección hecha por los votantes. Este año, tendrá lugar el 14 de diciembre. Pero si el candidato ganador ya no está vivo, sería cualquier cosa menos rutina.

“La pregunta es, ¿a quién apoyarían los electores?” dijo Richard Pildes, profesor de derecho constitucional en la Universidad de Nueva York.

¿QUÉ PASA SI EL GANADOR MUERE DESPUÉS DE LAS ELECCIONES?

La 20ª Enmienda dice que el mandato del actual presidente y vicepresidente finaliza al mediodía del 20 de enero. No hay ninguna disposición para extenderlo. La enmienda también dice que si el presidente electo muere, el vicepresidente electo prestará juramento como presidente al comienzo del nuevo período.

Sin embargo, el candidato ganador no se convierte en presidente electo hasta que una sesión conjunta del Congreso cuente los votos del Colegio Electoral y declare al ganador, dijo Pildes.

Por ley, el Congreso está programado para recibir formalmente los votos del Colegio Electoral el 6 de enero. El nuevo Congreso, que será elegido en noviembre y asumirá el cargo el 3 de enero, presidirá.

¿QUÉ PASA SI EL GANADOR ANTES DE QUE EL CONGRESO DECLARE UN GANADOR?

“Ese es el peor momento y el más confuso”, dijo John Fortier, director de estudios gubernamentales en el Centro de Política Bipartidista. “Van a tener que decidir qué hacer con los votos (del colegio electoral) emitidos para un candidato que ha fallecido”.

Si el candidato ganador muere antes de que se reúna el Colegio Electoral, los electores podrían unirse en torno a un candidato sustituto recomendado por el partido, tal vez el candidato a vicepresidente.

“En su mayor parte, estas personas son elegidas porque son personas leales al partido”, dijo Fortier. “Podría haber algunos extraviados aquí o allá, pero no son rebeldes”.

Los electores de un partido tendrían un incentivo para unirse en torno a un candidato, dijo, porque no querrían arriesgarse a lanzar la elección al otro partido. Pero no hay garantía de que todos estén de acuerdo en un candidato de reemplazo.

Algunos estados tienen leyes que requieren que los electores voten por el candidato presidencial que ganó el voto estatal; otros estados podrían aprobar rápidamente leyes que regulen a los electores en caso de que muera un candidato. “El partido puede decir lo que quiere, pero los estados decidirían qué hacer con esos electores”, dijo Hasan.

La Corte Suprema dictaminó por unanimidad en julio que los estados pueden requerir que los electores apoyen al candidato elegido por los votantes en las elecciones. Sin embargo, el tribunal dejó abierto lo que sucedería si el candidato muere.

¿CUÁL ES EL PAPEL DEL CONGRESO?

La 12ª Enmienda a la Constitución le da al Congreso la última palabra sobre quién es elegido presidente y vicepresidente. El Congreso decide si acepta o rechaza las listas de electores del Colegio Electoral y determina si un candidato ha obtenido los 270 votos electorales necesarios para convertirse en presidente.

Como control de este poder, tanto la Cámara como el Senado deben aceptar rechazar una lista de electores. Si las dos cámaras no están de acuerdo, los electores son contados bajo la ley federal, dijo Michael Morley, profesor asistente de derecho en la Universidad Estatal de Florida.

Si ningún candidato alcanza los 270 votos electorales, la Cámara elige al presidente y el Senado elige al vicepresidente, en un proceso que se detalla en la Constitución.

¿HA TENIDO EL CONGRESO QUE DECIDIR EL RESULTADO?

El Congreso ha decidido tres elecciones presidenciales, pero han pasado casi 150 años, según un historial de la Cámara publicado por la cámara.

En 1800, Thomas Jefferson y Aaron Burr empataron en la votación del Colegio Electoral, con 73 electores cada uno. Después de seis días de debate y 36 votaciones, la Cámara eligió a Jefferson como el tercer presidente de la nación.

En 1824, Andrew Jackson ganó una pluralidad de votos populares y la mayoría de los votos del Colegio Electoral. Pero no logró alcanzar la mayoría en una carrera de cuatro candidatos, y la Cámara eligió a uno de sus oponentes, John Quincy Adams, para convertirse en el sexto presidente de la nación. Jackson ganó la presidencia cuatro años después.

El Congreso también ayudó a elegir al presidente tras las elecciones de 1876 entre el republicano Rutherford B. Hayes y el demócrata Samuel Tilden. Tilden ganó el voto popular y el conteo electoral. Pero los republicanos cuestionaron los resultados en tres estados del sur, que habían presentado listas de electores para ambos candidatos, según la historia de la Cámara.

Para resolver la disputa, el Congreso estableció una comisión bipartidista de miembros de la Cámara, senadores y magistrados de la Corte Suprema. Después de cerrar un trato para retirar las tropas federales del Sur, poniendo fin a la Reconstrucción después de la Guerra Civil, la comisión votó siguiendo las líneas del partido para otorgar la presidencia a Hayes.

Telemundo