La Casa Blanca anuncia la compra de 150 millones de pruebas rápidas de COVID-19

El gobierno de Donald Trump anunció este jueves la compra de 150 millones pruebas rápidas para detectar el coronavirus, lo que definió como un paso adelante en el proceso de reapertura del país.

Kayleigh McEnany, secretaria de prensa de la Casa Blanca, confirmó la noticia a través de su cuenta de Twitter y esta sería destacada por el propio presidente Trump en su discurso de este jueves en el que aceptará la nominación republicana a la presidencia.

“¡Este es un avance importante que ayudará a nuestro país a permanecer abierto, hacer que los estadounidenses vuelvan al trabajo y que los niños vuelvan a la escuela!”, dijo McEnany.

La compra de las 150 pruebas rápidas de COVID-19 hacen parte de un acuerdo de $750 millones con los laboratorios Abbot, el mismo que desarrolló un test rápido que arroja resultados en 15 minutos y que tendrá un precio de venta de $5.

Las autoridades de sanidad de Estados Unidos autorizaron el miércoles esta prueba, considerado el primer test rápido para la detección del coronavirus que no requiere de algún equipo de cómputo especializado para obtener resultados.

Las pruebas rápidas como las de Abbott son menos precisas que las desarrolladas por laboratorios. La FDA señaló en el comunicado en el que dio a conocer la decisión que los resultados negativos con las pruebas de Abbott podrían requerir de la confirmación por pruebas de laboratorio en algunos casos, como en pacientes que presentan los síntomas propios de la enfermedad.

El kit de $100 podrá ser enviado a la casa del paciente.