Juez escocés falla contra Greenpeace y avala perforación petrolera

7 de octubre de 2021, 13:58Londres, 7 oct (Prensa Latina) Un juez escocés falló hoy contra el grupo ambientalista Greenpeace que pretendía revocar el permiso otorgado por el gobierno británico a la compañía British Petroleum para perforar un pozo en el Mar del Norte.

En una sentencia emitida por escrito, el presidente de la Corte Superior de Escocia, Colin McLean, argumentó que los reclamos presentados por los ecologistas para detener la explotación del campo de Vorlich eran demasiado técnicos y poco convincentes.

Según el magistrado, los abogados de Greenpeace no demostraron que la extracción del crudo va a redundar en un incremento de los niveles actuales de consumo, por lo que resulta difícil, dijo, comprobar que tendrá un efecto material sobre el cambio climático.

McLean alegó además que la demanda del grupo ambientalista para que se revoque el permiso de perforación extendido por el gobierno no tiene en cuenta que la economía británica todavía descansa en el consumo de petróleo y gas.

La escasez en los suministros de gas y crudo constituye en estos momentos un asunto de gran preocupación pública, aseveró el juez.

La filial británica de Greenpeace, que pretendía demostrar que el gobierno británico incumplió con el proceso que lo obliga a evaluar el impacto medioambiental de los nuevos pozos antes de conceder la autorización, anunció que apelará la decisión ante el Tribunal Supremo escocés.

Según los ambientalistas, hasta el momento solo se tienen en cuenta las emisiones derivadas de la producción petrolera, y no las provocadas por la quema del crudo extraído.

Al respecto aseguró que las emisiones procedentes del campo de Vorlich, con una producción estimada en 30 millones de barriles, equivaldrían a las generadas por tres plantas de carbón durante un año.

El veredicto del juez McLean, que fue celebrado por British Petroleum y el gobierno, podría acelerar la decisión que deberá tomar Londres sobre los nuevos pozos que la transnacional pretende perforar en Cambo, una zona ubicada frente a las islas escocesas de Shetland.

El Reino Unido, que acogerá en noviembre próximo la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático o COP-26, se comprometió a reducir a cero para 2050 sus emisiones de carbono causantes del llamado efecto invernadero.

El sector gasífero y petrolero argumenta, sin embargo, que es necesario invertir en nuevos proyectos petrolíferos para garantizar los suministros mientras el país hace la transición hacia fuentes de energía renovables.

jcm/nm

Prensa Latina