Gobernadora de Puerto Rico Wanda Vásquez reconoce su derrota ante Pedro Pierluisi

La gobernadora puertorriqueña Wanda Vázquez reconoció el domingo la derrota de su Partido Nuevo Progresista ante Pedro Pierluisi, quien se desempeñó brevemente como gobernador el año pasado en medio de la agitación política que sacudió la isla.

Con más del 66% de los colegios electorales reportados, Pierluisi registraba más del 58% de los votos en comparación con casi el 42% de Vázquez.

“Tenemos que acatar la decisión de la mayoría”, manifestó la gobernadora en un breve discurso en el que le advirtió a Pierluisi que debería aspirar a obtener el respaldo de las personas que votaron por ella. Vázquez seguirá en el puesto hasta que la reemplace el ganador de las elecciones generales de este territorio estadounidense a efectuarse el 3 de noviembre.

Mientras tanto, el alcalde de la localidad Isabela, Carlos Delgado, estaba cerca de ganar por abrumadora mayoría la nominación del Partido Popular Democrático, opositor al oficialismo. La derrota fue admitida por el senador Eduardo Bhatia y la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, conocida por sus discusiones públicas con el presidente Donald Trump.

Con más del 45% de los colegios electorales informando, Delgado tenía más del 60% de los votos.

Los resultados llegan una semana después de que la demora y la falta de boletas llevaran a una primaria caótica que obligó a una segunda ronda de votación el domingo en la que miles de puertorriqueños tuvieron una segunda oportunidad de votar por primera vez.

Ponte la mascarilla o el toque de queda va a las 2:00 p.m.

Los centros de votación en casi 50 de los 78 municipios de la isla abrieron luego de una decisión reciente de la Corte Suprema de Estados Unidos que declaró que una segunda ronda de votación se llevaría a cabo en centros que no abrieron el 9 de agosto o que no permanecieron abiertos las ocho horas requeridas.

Pero no todos pudieron participar en la segunda ronda del domingo.

El fallo de la Corte Suprema dejó fuera de forma permanente a votantes como Eldy Correa, una jubilada de 67 años que fue a su centro de votación en la ciudad suroeste de Cabo Rojo tres veces el domingo pasado y desistió solo para descubrir más tarde que abrió tarde.