Fiscal: mujer recibe cargos tras incidente viral en Central Park

NUEVA YORK — La mujer blanca que fue vista llamando a la policía de Nueva York para acusar a un hombre afroamericano de amenazarla durante una confrontación captada en cámara en Central Park hace más de un mes, fue acusada de hacer un reporte falso de acuerdo a información de la oficina del fiscal del distrito de Manhattan.

A Amy Cooper se le emitió una orden comparecencia y será procesada por el cargo de delito menor en octubre en relación con la pelea por una correa de perro en el parque en mayo. La información sobre su abogado no se supo de inmediato.

Amy Cooper se disculpó dentro de las 24 horas después de que parte del intercambio, capturado por Christian Cooper, un hombre afroamericano que fue el centro de su diatriba, se volvió viral en las redes sociales. Tras ello, funcionarios electos pidieron un arresto e incluso fue despedida de su trabajo.

El video muestra a la ahora ex ejecutiva de una compañía de seguros diciéndole frenéticamente a la policía de Nueva York que estaba siendo amenazada después de que Christian Cooper le pidiera que le pusiera la correa a su perro mientras estaba en la sección The Ramble del parque. Para pasear perros en esa zona es requisito que los animales lleven una correa.

En el video, se ve a Amy Cooper pidiéndole a Christian Cooper, que no tiene relación con ella, que deje de grabarla, o ella llamaría a la policía y les diría que “hay un hombre afroamericano amenazando mi vida”. Repitió la declaración varias veces, cada vez sonando más angustiada, mientras parecía llamar al despacho del 911.

Mientras tanto, Christian Cooper no parecía acercarse más a Amy Cooper. Él le dijo a nuestra cadena hermana NBC New York que es un ávido observador de aves y que estaba en un lugar popular para los observadores de aves la mañana del enfrentamiento. Dijo que solo le pidió a Amy Cooper que pusiera la correa a su perro en el área porque es obligatorio en todo momento.

Cuando Amy Cooper se negó, dice que le ofreció unas golosinas a su perro y comenzó a grabar el incidente. Más tarde, Amy Cooper le dijo a NBC 4 New York que reaccionó de forma exagerada, pero afirmó que el hombre estaba gritando y se sintió amenazada porque no sabía qué había en las golosinas para perros. También negó las acusaciones de que era racista.

“Le pido disculpas sincera y humildemente a todos, especialmente a ese hombre, su familia”, dijo en una llamada telefónica. “Fue inaceptable y pido disculpas humilde y totalmente a todos los que han visto ese video, a todos los que se han ofendido … a todos los que piensan en mí con menos luz y entiendo por qué lo hacen”.

Christian Cooper dijo en ese momento que la única forma en que podría haber evitado que el perro comiera la golosina era ponerlo con la correa, y agregó: “En algún momento, decidió que jugaría la carta de la [raza], supongo”.

Cuando Christian Cooper se negó a dejar de grabarla, Amy Cooper agarró el collar de su perro y se alejó de Christian para llamar a la policía, según muestra el video. En un momento, el perro parecía estar a punto de ahogarse con la correa. Amy Cooper entregó voluntariamente a su perro a un refugio después de que el video provocó gritos de crueldad hacia los animales, pero luego se le permitió llevar al perro a su casa.

Christian Cooper dijo poco después de la confrontación que continuó grabando porque no iba a ser intimidado. “No voy a participar en mi propia deshumanización. No voy a alimentar eso”, dijo.

“Vivimos en una época de Ahmaud Arbery, donde los hombres negros son asesinados a tiros por suposiciones que las personas hacen sobre los hombres negros, los negros, y simplemente no voy a participar en eso”, dijo Christian Cooper a NBC New York.

Para cuando llegaron los oficiales, Christian Cooper ya se había ido. Más de 40 millones de personas vieron el video dentro de las 48 horas posteriores a su publicación.

El alcalde Bill de Blasio lo describió en ese momento como “simplemente racismo”.