martes, abril 16, 2024
Uncategorized

Experto analizó la situación de Colombia de cara al primer día sin IVA

La crisis económica desatada por el COVID-19 ha sido un desafío para todas las personas, empresas y gobiernos alrededor del mundo, por lo que el sector privado está perdiendo liquidez y las personas no están teniendo los flujos de dinero suficientes para suplir las necesidades del hogar, entre muchas otras presiones financieras, lo que dificulta el desarrollo de nuevos proyectos o el mantenimiento de varios negocios en el país.

En esta situación, el Gobierno colombiano se ha enfrentado a uno de los más grandes retos del periodo, empezando por encontrar el punto medio entre crear medidas de carácter tributario para reducir la presión financiera de las empresas y las personas.

Sumado a eso, no deteriorar los recaudos del Estado, porque aproximadamente el 90% de los ingresos del Estado provienen principalmente de los impuestos que pagan tanto las personas naturales como jurídicas.

“El Ministerio de Hacienda, el Gobierno Nacional y la DIAN han hecho un gran esfuerzo por medio de los decretos expedidos en el marco de la emergencia económica, social y sanitaria. Los decretos que se han expedido buscan aliviar la presión financiera desatada por la crisis y, por ende, pretenden encontrar el equilibrio entre reducir la carga tributaria, o diferirla, y mantener cierto nivel de recaudo, para que sea una solución gana-gana”, comentó Carlos Andrés González, nuevo socio de Impuestos & Legal de EY Colombia.

Los decretos que han salido buscan exonerar el IVA de las importaciones de los insumos médicos que se requieren para atender la crisis de salud. Además, en todos aquellos programas de alivios para sectores vulnerables que ha implementado el gobierno donde se hacen transferencias de recursos, hay una constante, y las comisiones de las entidades financieras encargadas de hacer la dispersión de los recursos entre los beneficiarios están excluidas de IVA y exentas del GMF.

Otra de las medidas adoptadas, con la que se busca que los contribuyentes obtengan mayor liquidez, ha sido la contenida en el Decreto de 535 de 2020, por medio del cual se creó un procedimiento abreviado para la devolución y compensación de los saldos a favor de los contribuyentes.

De igual manera, otra de las medidas que se espera que tenga mayor impacto en la economía colombiana será la de los tres días sin IVA. En el marco de la emergencia por el COVID-19, el Gobierno ha ampliado la posibilidad de acceder a este beneficio, el cual aplicará para la compra de vestuario, productos agropecuarios, tecnología y elementos deportivos, entre otros.

“El primer día sin IVA será el próximo 19 de junio y se espera una reacción positiva de todas las personas. Esta medida, por sí sola, no funciona, razón por la cual es esencial acompañarla de un marco de decisiones estatales orientadas a permitir el acceso a las personas a ese tipo de bienes. Nada se lograría si se da vía libre a los días sin IVA habiendo restricciones para hacer las compras, por lo que se abre una ventana de oportunidad para el comercio electrónico en el país y, a la vez, un reto para hacer compras físicas con todas las medidas bioseguridad”, finalizó González.

Según un estudio, antes del COVID-19, en Colombia, la adopción de la cultura de compra por internet no existía, tan solo el 4% de los encuestados lo hacían con frecuencia. No obstante, actualmente, el 57% de las personas que hacen uso de las plataformas web para comprar dicen que la experiencia es igual a la de ir a la tienda, por lo que el día sin IVA no se verá desaprovechado por el hecho de estar en cuarentena. Además, el 71% de los encuestados en Colombia afirmaron que están creando estructuras sólidas de venta online que perduren en el futuro.