EEUU recuerda a las víctimas del 9/11, a 19 años de los atentados

Lo que debes saber

  • El tributo contó con ceremonias en la plaza conmemorativa del 11 de septiembre y en una esquina cercana en Nueva York; las dos ceremonias reflejaron una división sobre cómo efectuar el homenaje en una época del distanciamiento físico por el COVID-19
  • Se registró la asistencia del vicepresidente Mike Pence en las conmemoraciones de Nueva York; el presidente Donald Trump y el candidato demócrata Joe Biden acudieron al Monumento Nacional del Vuelo 93 en Pensilvania
  • Los rayos dobles de luz que evocan las torres gemelas caídas fueron casi cancelados debido a preocupaciones por el virus, pero tras protestas hubo un cambio de opinión

NUEVA YORK —Durante la ceremonia anual en el Monumento y Museo del 9/11 que recuerda a los fallecidos en los ataques terroristas hace 19 años, se apreció una configuración un poco diferente debido la pandemia de coronavirus.

Si bien las cosas normales, como los oradores, siguieron estando presentes para la lectura de nombres, este año no hubo escenarios en el acto. En cambio, las estaciones de desinfectante de manos instaladas por cuadrillas con máscaras son notables en el Bajo Manhattan; un recordatorio de que la pandemia del COVID-19 impacta incluso en los momentos más solemnes.

El museo dijo que quería encontrar una manera de equilibrar la seguridad y la tradición este año.

Recorre el museo que conmemora el 9/11 en NYC

“Se trataba de cómo podíamos hacerlo de manera segura, lo que se convirtió en una pregunta para nosotros”, dijo Alice Greenwald, directora del Museo Conmemorativo del 11 de septiembre. “Siempre hemos tenido un escenario. Y hemos visto demasiados ejemplos de cuando tienes un escenario, la gente se reúne naturalmente”.

Sin escenario este año, los miembros de la familia tuvieron los nombres de las víctimas pregrabados, que se transmitieron en línea el viernes por la mañana. Las familias de las víctimas aún podían reunirse en persona en el monumento y escuchar los nombres de sus seres queridos leídos en voz alta, ya que los grupos fueron distribuidos de manera segura en los ocho acres de la plaza. El repique de campanas, que significa cada ataque del 11 de septiembre de 2001, seguió sonando también, con la guardia de honor.

Se permitió a otros miembros del público en los terrenos mirar desde los alrededores de las 3 p.m. hasta la medianoche. Todas las demás grandes aglomeraciones no fueron permitidas.

El vicepresidente Mike Pence viajó para el homenaje de en Nueva York, mientras que el presidente Donald Trump y el candidato demócrata Joe Biden asistieron a una ceremonia en el Monumento Nacional del Vuelo 93 en Pensilvania.

Otros cambios involucraron al propio Museo y Monumento del 9/11. Abrió el viernes para los miembros de la familia después de estar cerrado durante seis meses. El sábado abrirá al público en general, con entradas cronometradas y todas las reglas de distanciamiento social requeridas.

Las preocupaciones de COVID-19 cancelaron al principio el Tribute in Light, los rayos de luz que se elevan en el aire. Pero los funcionarios del homenaje de recordación, con el apoyo del estado y de los donantes, ahora han trabajado para asegurarse de que el equipo de producción esté seguro. Las luces brillarán a partir del viernes al anochecer.

“Podemos integrar esa pérdida y crear transformación y belleza a partir de la tragedia … Se trata de que la comunidad se una y diga: ‘Esto significa algo tan profundo para nosotros, debemos tenerlo’”, dijo Greenwald. “Es un año habitual. Pero lo que nunca estuvo en duda es si lo conmemoraríamos. Eso fue un hecho “.

Los familiares de algunas víctimas dicen que entienden que la observancia de la zona cero tuvo que cambiar en un año cuando tantas otras cosas lo han hecho. Otros a su vez podría creer que la pandemia estuviera dejando en claro algo que temen que acabaría sucediendo: que el compromiso de “nunca olvidar” se está desvaneciendo.

“Es otro golpe en la cara”, dice Jim Riches, quien perdió a su hijo Jimmy, un bombero.

El padre dijo que se quedaría en casa en el aniversario por primera vez este año porque no quería correr riesgos con el coronavirus después de una enfermedad anterior. Pero cree que otros debían tener la opción de recitar los nombres de los muertos en la plaza conmemorativa, en lugar de escuchar una grabación.

Los organizadores de la ceremonia dijeron que querían evitar el contacto cercano entre los lectores, que generalmente están emparejados en el podio. Pero para Riches, un jefe de batallón de bomberos retirado y crítico frecuente de la organización conmemorativa, la decisión sonaba como una excusa para dejar de lado el papel de las familias en la conmemoración del 11 de septiembre.

“Desearía que no lo olvidaran, pero lo están intentando”, dice.

Pero Anthoula Katsimatides ve las diferencias este año como un esfuerzo para garantizar que los familiares de las víctimas se sientan cómodos asistiendo, incluida su madre, que no ha salido de casa desde marzo porque los problemas de salud la preocupan especialmente por el virus. Pero estaba decidida a ir en honor a su hijo John, un comerciante de bonos, dijo su hija.

En un año en el que se cancelaron muchos eventos, “esto no se canceló. Simplemente se ha cambiado de tal manera que todavía podemos rendir homenaje a nuestros seres queridos de una manera respetuosa y segura “, dijo Katsimatides, quien está en la junta conmemorativa. Ella dice que el cambio no fue motivado por nada más que una emergencia de salud pública.

“¿Quién esperaba COVID-19? … fue completamente imprevisto. Como lo fue el 11 de septiembre ”, dijo.

Los planes de este año fueron un acto de equilibrio en los lugares donde los aviones secuestrados piloteados por terroristas de Al Qaeda estrellaron aviones comerciales el 11 de septiembre de 2001en: Nueva York, el Pentágono y un campo cerca de Shanksville, Pensilvania.

El homenaje del vuelo 93 cerca de Shanksville recortó su ceremonia habitual de 90 minutos, en parte eliminando los interludios musicales. La portavoz del evento conmemorativo, Katherine Cordek, dijo que los nombres de las 40 personas muertas allí serían leídos, pero por una persona en lugar de varios miembros de la familia.

En Nueva York, donde el pico de coronavirus más letal de la nación ocurrió temprano esta primavera, pero desde entonces ha estado bastante contenido, los líderes del Museo y Monumento Nacional del 11 de Septiembre dijeron que su plan para una ceremonia sin lectura honraba las precauciones contra el virus, el 11 de septiembre y el apego de las familias a estar en la zona cero en el aniversario.

Pero otra organización relacionada con el 11 de septiembre, la Fundación Stephen Stiller Tunnel to Towers, organizó rápidamente su propia ceremonia simultánea a unas cuadras de distancia, diciendo que los familiares de las víctimas podían recitar nombres manteniendo una distancia segura.

“Necesitamos seguir recordando a Estados Unidos lo que sucedió hace 19 años. Y necesitan ver esa emoción del día, no una grabación ”, dice el presidente Frank Siller. Dice que pudiera asistir a ambas celebraciones para honrar al hermano que perdió, el bombero Stephen.

Mientras tanto, el comisionado de Bomberos, Daniel Nigro, dijo a los bomberos actuales en un memorando el mes pasado que el departamento “recomienda encarecidamente” a los miembros que no participaran en los tributos del 11 de septiembre. El departamento efectuó una ceremonia de asistencia limitada el miércoles para agregar nombres a un muro conmemorativo que reconoce a los miembros que murieron después de la exposición a las toxinas emitidas por los escombros.

Las tensiones sobre los planes de aniversario estallaron de nuevo cuando el monumento anunció el mes pasado que iba a descartar el tributo de luces, dos radiantes rayos azules que pinchan el cielo nocturno sobre el bajo Manhattan. Si bien no hay una reunión oficial para ver las luces, el monumento citó los riesgos de virus para el equipo de instalación.

La cancelación indignó a los familiares de algunas víctimas, la policía, los sindicatos de bomberos y los políticos, quienes señalaron que hace meses que se consideraba seguro reabrir las obras de construcción alrededor de la ciudad. Después de que la fundación Tunnel to Towers dijera que organizaría la exhibición por su cuenta, el gobernador Andrew Cuomo y el ex alcalde Mike Bloomberg, el presidente multimillonario del monumento, intervinieron para mantener encendidas las luces patrocinadas por el monumento. (Tunnel to Towers ahora está colocando luces en el monumento del vuelo 93 y el Pentágono).

La presidenta del monumento, Alice Greenwald, dijo más tarde que la organización “debería haber abordado este tema de manera diferente”.

Aún así, los movimientos del conmemorativo avivaron la desconfianza entre algunos familiares de las víctimas del 11 de septiembre que se preguntan cuánto tiempo continuarán la lectura de nombres y otras celebraciones.

Katismatides, el miembro de la junta, prevé que la ceremonia vuelva a la normalidad el próximo año.

Debra Epps ha estado en la ceremonia de la zona cero todos los años. Dijo que significa mucho para ella leer nombres y agregar algunas palabras en homenaje a su hermano Christopher, un contador.

Aún así, ella cree que el monumento fue correcto al renunciar a la lectura del nombre en vivo este año. El virus la tiene lo suficientemente preocupada que no planea asistir.

“Realmente es una decisión difícil de tomar, pero sé que todavía estamos en esta pandemia”, dijo Epps, quien trabaja en el cuidado de la salud.

“Recordaré a mi hermano, pase lo que pase”, dijo.

Telemundo