sábado, julio 20, 2024
ECONOMÍA

Devaluación monetaria en Líbano amenaza con una tormenta social

28 de junio de 2021, 0:58  Por Armando Reyes Calderín

Beirut, 28 jun (Prensa Latina) La continua devaluación de la moneda nacional amenaza hoy con causar una tormenta social en Líbano, a juzgar por las protestas violentas registradas durante el fin de semana, anticipan los observadores.

A más de 100 por ciento de su valor respecto al dólar estadounidenses cayó en las últimas horas la libra libanesa y el caos se hizo ostensible en varias ciudades importantes, incluida esta capital.

Bloqueos de carreteras, asaltos a instituciones y enfrentamientos entre manifestantes y autoridades caracterizaron el panorama nacional con un saldo de una veintena de heridos.

El diputado Mohammad Hajjar, del partido Corriente Futura, expresó que los temores de una insubordinación civil aumentaron como resultado del colapso monetario y el estancamiento en la formación de gobierno.

La depreciación monetaria llegó en el mercado informal a un mínimo histórico de 18 mil libras libanesas por dólar desde una tarifa oficial de mil 500.

Esa caída coincidió con las deficiencias de la compañía Electricité du Liban que apenas garantiza dos horas de servicio eléctrico, cierre de gasolineras por escasez de combustible, así como carencia de medicamentos y suministros en farmacias y hospitales.

Los precios de alimentos y artículos básicos están en niveles inalcanzables para los ciudadanos de a pie con la mitad de los seis millones de habitantes por debajo del umbral de la pobreza situado en 3,64 dólares diarios, según el Banco Mundial.

Entretanto, los encargados de nominar un próximo ejecutivo siguieron en discordia sobre la composición y distribución del gabinete con una guerra de declaraciones.

Los partidos Corriente Patriótica Libre, fundado por el presidente de la República, Michel Aoun, y Movimiento Amal, del titular del Parlamento, Nabih Berri, intercambiaron acusaciones mutuas sobre corrupción y saqueo del erario.

Las tensiones entre esas dos agrupaciones políticas se sumaron a las ya existentes entre Aoun y el primer ministro designado, Saad Hariri, sobre la fórmula en la venidera alineación gubernamental.

Cada uno culpa al otro de violar la Constitución a la hora de nombrar a figuras en ministerios considerados soberanos como el del Interior y el de Justicia.

Líbano carece de un gobierno efectivo desde el 10 de agosto de 2020 cuando renunció el ahora primer ministro interino, Hassan Diab, abrumado por las consecuencias de una explosión en el puerto capitalino que dejó un saldo de más de 200 muertos y pérdidas multimillonarias.

jf/arc/cvl

Prensa Latina