Corte Suprema: empleados de escuelas religiosas no pueden demandar por discriminación

WASHINGTON – La Corte Suprema de Estados Unidos dictaminó este miércoles que dos escuelas católicas en California son inmunes a las demandas por discriminación iniciadas por dos exmaestras, un fallo que amplía el alcance de las protecciones que la Constitución da a los empleadores religiosos.

Las demandantes fueron Agnes Morrissey Berru, quien sostiene que fue discriminada por su edad, y la ahora fallecida Kristein Biel, quien según su viudo fue despedida después de haber informado a la escuela que estaba en tratamiento por cáncer de mama, lo cual representa una violación de las leyes sobre discapacidad de los trabajadores.

Los magistrados, en una decisión con 7-2, ampliaron la interpretación de la llamada “exención ministerial”, una doctrina bajo la Primera Enmienda de la Constitución que prohíbe que los empleados considerados “ministros” debido a la naturaleza religiosa de su trabajo demanden a sus empleadores.

Las disidentes fueron las juezas Ruth Bader Ginsburg y Sonia Sotomayor.

El juez Samuel Alito, quien escribió el fallo de la mayoría, sostuvo que “la educación y formación religiosa de los estudiantes es la razón misma para la existencia de la mayoría de las escuelas religiosas privadas, y por lo tanto la selección y supervisión de los docentes en quienes las escuelas confían para esta labor están en el centro de su misión”.

“Una intervención judicial en la forma en la cual las escuelas religiosas cumplen con estas responsabilidades socavaría la independencia de las instituciones religiosas de una forma que la Primera Enmienda no tolera”, añadió.

La Corte Suprema revoca ley que buscaba restringir el aborto en Louisiana.

La Primera Enmienda de la Constitución de EEUU es la que garantiza la libertad de culto, de expresión, de prensa y de reunión.

Un documento presentado por Morrissey Berru, quien alegó discriminación por edad en su despido de la Escuela Nuestra Señora de Guadalupe, de Los Angeles, en California, señalaba que las escuelas católicas han adoptado la noción de que “si la empleada individual desempeña una función religiosa simple, esta empleada está cubierta por la excención ministerial como ‘ministro'”.

Biel, quien había demandado a la escuela St. James en Torrance, sostuvo que su contrato no se renovó en 2014 después que informó a los funcionarios de la escuela que recibía tratamiento por cáncer de mama.