Comienzan inscripciones al “Obamacare” pese a incertidumbre sobre su futuro

WASHINGTON – Millones de estadounidenses que han perdido su seguro médico en una economía sacudida por la pandemia del coronavirus pueden inscribirse en una cobertura subsidiada por los contribuyentes a partir del domingo.

No se trata de un nuevo programa de alivio de COVID-19 del gobierno, sino el regreso de la temporada de inscripción anual bajo la Ley de Cuidado de Salud a Bajo Precio, mejor conocida como «Obamacare». La inscripción dura hasta el 15 de diciembre.

Los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid, que administra HealthCare.gov, dicen que las primas han bajado ligeramente en promedio para 2021 y la mayoría de las personas tendrá al menos tres aseguradoras entre las que elegir planes.

Las personas de bajos ingresos e incluso las familias de clase media pueden calificar para créditos fiscales que pueden reducir en gran medida lo que pagan mensualmente por las primas.

Pero el presidente Donald Trump, implacable en su oposición al programa nacional característico del presidente Barack Obama, está pidiendo a la Corte Suprema que revoque toda la ley.

Trump ha estado prometiendo un reemplazo mucho mejor desde antes de asumir el cargo, pero nunca ha dado a conocer su plan. Los jueces están programados para escuchar el caso el 10 de noviembre y la administración está haciendo poco para promover las inscripciones, habiendo recortado previamente el presupuesto publicitario del programa.

Randy Serrano tiene la información.

«La cobertura de salud asequible es más esencial que nunca durante la pandemia», dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata de California, quien insta a las personas a inscribirse incluso si Trump sigue tratando de acabar con la ley.

No se dispone de cifras concretas sobre cómo la pérdida de puestos de trabajo relacionada con el virus ha afectado la cobertura de salud porque las encuestas gubernamentales más confiables no estarán disponibles hasta el próximo año. Las estimaciones oscilan entre 5 y 10 millones de personas sin seguro médico. Eso se suma a los 26 millones que no tenían seguro el año pasado, antes de la pandemia, o alrededor del 8% de la población de EEUU.

“Se está produciendo una crisis de cobertura”, dijo Stan Dorn, un experto en políticas de salud que ahora trabaja con Families USA, un grupo de defensa liberal. «Y hay menos recursos disponibles para ayudar, gracias a los recortes de Trump».

El exvicepresidente dice que está en contra de todo demócrata que esté en contra de Obamacare.

A Dorn le preocupa que sea «una configuración para un fracaso épico», y muchas personas seguirán sin seguro incluso cuando los estados de todo el país están viendo aumentos alarmantes en los casos de coronavirus.

Los funcionarios de la administración dicen que HealthCare.gov está abierto al público y listo para manejar registros en línea o mediante su centro de llamadas. «Trabajaremos durante el próximo período de inscripción abierta… para garantizar una experiencia de usuario fluida», dijo el administrador de CMS, Seema Verma.

Actualmente, más de 11 millones de personas tienen cobertura a través de HealthCare.gov y los mercados de seguros médicos estatales que ofrecen planes privados subsidiados. La ley de salud también cubre a otros 12 millones de personas a través de su expansión de Medicaid, adoptada por todos los estados menos 12.

La inscripción a Medicaid ha aumentado en casi 4 millones de personas desde marzo, pero aún no está claro cuántos trabajadores despedidos están lidiando con la pérdida de la cobertura del empleador en la economía del coronavirus.

Aquellos que están sanos probablemente tengan otras prioridades, como encontrar otro trabajo. Los trabajadores que fueron suspendidos, pero no despedidos, pueden haber podido mantener su cobertura. Algunos parecen haberse cambiado al plan de un cónyuge, y los mayores de 65 años pueden inscribirse en Medicare.

Telemundo