Aplica España nuevos impuestos digital y financiero

16 de enero de 2021, 9:16Madrid, 16 ene (Prensa Latina) Los nuevos impuestos a las transacciones financieras y a determinados servicios digitales entraron hoy en vigor en España, con los que el Gobierno espera recaudar unos mil 800 millones de euros anuales.

Estas dos figuras tributarias, conocidas popularmente como tasas Tobin y Google, fueron aprobadas en octubre de 2020 por el Senado (Cámara Alta), tras ser avaladas en julio por el Congreso de los Diputados (Cámara Baja).

Con ambos impuestos, el ejecutivo de coalición presidido desde hace un año por el socialdemócrata Pedro Sánchez busca afrontar el reto de la globalización, las nuevas formas de negocio y tener un sistema de impuestos más moderno y redistributivo.

‘Hay que avanzar a una fiscalidad propia del siglo XXI que se adapte a la globalización en un mundo cada vez más digitalizado’, afirmó en su momento la ministra española de Hacienda, María Jesús Montero.

España moderniza su sistema fiscal haciéndolo ‘más justo, más progresivo y más redistributivo’, subrayó la también portavoz del gubernamental Palacio de la Moncloa.

Ambas tasas ‘adaptan la fiscalidad de España al siglo XXI sobre determinadas áreas económicas’, que estaban generando una asimetría con respecto al sistema impositivo tradicional, remarcó Montero.

El impuesto sobre determinados servicios digitales pretende gravar los ingresos de grandes empresas tecnológicas como Google, Amazon y Facebook y aportar a las arcas públicas unos 968 millones de euros.

Establecerá un tributo del 3,0 por ciento a los ingresos de aquellas multinacionales tecnológicas que facturen más de tres millones de euros en España o 750 millones en el resto del mundo.

En el caso de la tasa Google, el objetivo del Ministerio de Hacienda es hacer tributar ‘operaciones propias de la economía digital que no están gravadas, lo que supone un agravio comparativo para los negocios tradicionales’.

Estados Unidos se opone a este gravamen, por considerarlo discriminatorio, y amenazó con represalias arancelarias.

Con el canon a las transacciones financieras se gravará con un 0,2 por ciento las operaciones de compraventa de acciones de empresas españolas con una capitalización bursátil superior a mil millones de euros, y su recaudación prevista es de 850 millones de euros anuales.

Pese a su entrada en vigor este sábado, el Ministerio de Hacienda decidió retrasar hasta abril las fechas para la presentación de las liquidaciones de los nuevos impuestos.

otf/edu

Prensa Latina