Venezuela: Asedio permanente

Caracas, 19 sep (Prensa Latina) El derribo de una aeronave con matrícula norteamericana y la captura del agente Heath Mattew dispararon las alertas esta semana en Caracas ante la posible concatenación de tales sucesos con los continuos intentos de agresión de Estados Unidos y Colombia contra Venezuela.

Todo ello aderezado por la visita del secretario de Estado Mike Pompeo a Guyana, con el objetivo de ganar otro aliado estratégico en la región, lo que analistas, diplomáticos y altos mandos militares venezolanos interpretan como una aceleración de la maquinaria conspirativa contra el país suramericano.

La gira del alto funcionario —que concluye mañana— incluye también a Brasil, Surinam y Colombia. En este último su estancia coincidirá con un ejercicio militar conjunto con tropas del Pentágono en el área marítima caribeña de Coveñas.

El propósito de las maniobras es —dicen— ‘fortalecer procedimientos y estándares en la detección, ubicación y neutralización de actividades ilícitas al servicio del delito trasnacional del narcotráfico’.

El pasado 15 de septiembre, el ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Reverol, informó sobre el derribamiento de una avioneta estadounidense cargada de drogas que violó el espacio aéreo por el estado de Zulia.

Al propio tiempo, la justicia venezolana decretaba privación de libertad contra el ciudadano de la nación norteña Heath Mattew por espionaje en instalaciones petroleras.

La ecuación es clara, dijo a Orbe el doctor en Ciencias Sociales Franklin González al explicar las constantes acusaciones de narcotráfico contra el presidente Nicolás Maduro y altos funcionarios del Gobierno por parte de la Casa Blanca.

Buscan un pretexto más para justificar una escalada mi-litar, tal como ocurrió en 1989 antes de la invasión a Panamá, advirtió el también exembajador en Polonia, Uruguay y Grecia.

Recientemente, el representante permanente de Venezuela ante la Organización de Naciones Unidas, Samuel Moncada, alertó sobre un plan conspirativo para justificar una invasión contra su país, lo cual estaría respaldado por una campaña mediática con esos fines antes de las elecciones legislativas del próximo 6 de diciembre.

A juicio del director asociado del centro de pensamiento Atlantic Council para el caso de Venezuela, Diego Area, la estrategia de la administración de Donald Trump de utilizar este tema como gancho para atraer votos no es nuevo

‘Conectar al adversario doméstico con un enemigo externo sirve para generar cohesión interna en las bases y en este caso con el electorado de Florida’, comentó el experto.

Pero puertas adentro las Fuerzas Armadas y el pueblo reafirman su lealtad al Gobierno bolivariano, enfrascado en la búsqueda de un consenso político por la paz y la estabilidad del asediado país.

mem/dfm/ycv

(Tomado de Orbe)

Prensa Latina