jueves, febrero 22, 2024
ECONOMÍA

“Sangre y oxígeno” para las empresas colombianas en tiempos de pandemia

Para enfrentar las devastadoras consecuencias económicas de la pandemia es necesaria una reactivación económica en Colombia. Para ello, existen algunos procedimientos legales que ayudan a impedir que las empresas deban cerrar sus puertas. Uno de ellos es la reorganización empresarial.

No es posible hasta el momento especificar el daño exacto que la pandemia de la covid-19 ha generado sobre la economía mundial, pero los economistas coinciden en que los impactos negativos hasta ahora son severos en la economía global.

En junio de 2020, el informe Global Economic Prospects describió las predicciones a corto,  mediano y largo plazo de la pandemia sobre el crecimiento de la economía. Se estima que el mercado global se contraerá en un 5,2% en el 2020, lo cual representaría la peor recesión económica en décadas, equiparable a las de 1929 y 1945. Esto a pesar de los esfuerzos extraordinarios de los gobiernos de todo el planeta por mitigar los daños con apoyos fiscales y monetarios. En un plazo más largo, las profundas recesiones generadas por la pandemia podrían dejar consecuencias difíciles de superar como una disminución en las inversiones y altísimas cifras de desempleo.

En Colombia, el panorama laboral es desalentador. El Dane informó que el desempleo del país durante agosto de 2020 fue de 16,8% (cuando la cifra de ese mismo mes en 2019 fue de 10,8%). Aunque en julio el desempleo fue mayor (20,2%), no parece estar mejorando la situación tanto para empresarios como para empleados colombianos.

Las pequeñas y medianas empresas son las que peor horizonte tienen, ya que son las más afectadas por los meses que han tenido que paralizar su operación o funcionar a media marcha. El cierre es una amenaza latente para un alto número de empresas en el país.

¿Qué se puede hacer?

Frente a estos datos catastróficos, es necesaria una reactivación económica que se adapte a los cambios desencadenados por la covid-19 y además que sea resistente a futuros desafíos. Para esta reactivación es primordial evitar que las empresas se vean en la obligación de cerrar.

 El fin de acudir a esta ley es poder conservar y reorganizar la empresa para impedir que sea liquidada, preservar el empleo y proteger los créditos como fuente generadora de riqueza manteniendo de paso buenas relaciones crediticias con los acreedores, incluido el sector financiero. 

La intención es llegar a un acuerdo con los acreedores de las empresas que permita satisfacer sus créditos (tanto del capital como de intereses) y conceder plazos y períodos de gracia que le permitan a las empresas tener el oxígeno necesario para retomar el ritmo de sus actividades comerciales.

¿Quiénes se benefician en un trámite de insolvencia económica?

La firma Buitrago & Asociados Abogados Asesores, con más de 20 años de experiencia, es una de las organizaciones en Colombia que se dedica a brindar acompañamiento a las empresas que deciden iniciar un trámite de insolvencia empresarial.

El reperfilamiento de los créditos “Es un bálsamo para todos los actores, y se beneficia a todo el país, ya que una empresa cerrada representa 50, 100, 200 o más empleados menos. Así de sencillo. Nosotros ofrecemos sangre y oxígeno para poder funcionar”, afirmó Enrique Buitrago Garzón, gerente general de la firma.

Extra colmbia