Reino Unido y UE reanudan pláticas post-Brexit con fecha de caducidad

UE-BrexitLondres, 8 sep (Prensa Latina) El Reino Unido y la Unión Europea (UE) tienen previsto iniciar hoy aquí la octava ronda de negociaciones sobre un acuerdo comercial post-Brexit, ahora impelidos por el ultimátum dado por el primer ministro británico Boris Johnson.
Según advirtió la víspera el gobernante conservador, Londres dará por concluidas las tratativas si para el 15 de octubre próximo no se han fijado los términos de las futuras relaciones comerciales entre los antiguos aliados.

Si no podemos ponernos de acuerdo para entonces, entonces no veo que pueda lograrse un acuerdo de libre comercio entre nosotros, y ambas partes debemos aceptarlo y seguir adelante, sentenció Johnson en un comunicado difundido por su oficina.

Aunque dijo estar dispuesto a llegar a un arreglo con la UE en temas prácticos como los vuelos, el transporte por carretera y la cooperación científica, Johnson advirtió que el Reino Unido no cederá en cuestiones que afecten su independencia.

También aseguró que su gobierno se está preparando para un Brexit sin acuerdo, y que el país tendrá libertad para negociar acuerdos comerciales con otros países, y prosperará enormemente como resultado de ellos.

‘Tendremos control total sobre nuestras leyes, nuestras normas y nuestras aguas para la pesca,’ remarcó.

Tras abandonar la alianza europea el 31 de enero pasado como parte del tratado de retirada firmado después del Brexit, Londres y Bruselas se dieron 11 meses de plazo para sellar un pacto de libre comercio, pero transcurridas siete rondas de negociaciones, las pláticas siguen estancadas.

Las cuotas pesqueras, la ayuda estatal al sector privado, los mecanismos legales para dirimir los conflictos comerciales que puedan surgir, y las regulaciones para evitar la competencia desleal se erigen como los escollos principales para que salga humo blanco de las conversaciones a cargo de los negociadores David Frost, por la parte británica, y Michel Barnier, por la UE.

De no firmarse un acuerdo antes del 31 de diciembre próximo, o de Johnson cumplir su amenaza de abandonar las negociaciones el 15 de octubre, el Reino Unido y el bloque europeo tendrán que comerciar bajo las reglas de la Organización Mundial del Comercio, lo que implicaría la imposición de tarifas y controles aduanales rigurosos para las mercancías británicas que entren al territorio de la alianza.

ga/nm

Prensa Latina