Reino Unido deja en manos de UE continuidad de pláticas post-Brexit

18 de octubre de 2020, 9:19Londres, 18 oct (Prensa Latina) El gobierno británico reiteró hoy que la continuidad de las conversaciones sobre un acuerdo comercial post-Brexit entre el Reino Unido y la Unión Europea (UE) depende de un cambio de postura del bloque en las negociaciones.

La pelota está en su campo, aseguró el ministro de Gobierno, Michael Gove, a la cadena Sky News cuando le preguntaron si el jefe negociador de la UE, Michel Barnier, vendrá esta semana a Londres para seguir las pláticas con su contraparte británica, David Frost.

El funcionario recalcó que el Reino Unido, que dio por terminada las negociaciones el viernes pasado tras acusar a los líderes europeos de inflexibles, dejó claro que todo depende de que Bruselas retire sus exigencias sobre las cuotas pesqueras y las reglas que evitarían la competencia desleal.

El Reino Unido abandonó el bloque europeo el 31 de enero pasado como parte del proceso del Brexit, pero ambas partes se dieron un plazo de 11 meses para negociar los términos de su futura relación comercial.

Transcurridas nueve rondas de conversaciones bilaterales, y a poco más de dos meses de que venza el llamado periodo de transición, los negociadores siguen sin ponerse de acuerdo sobre las cuotas pesqueras y las leyes que resolverían las disputas y evitarían la competencia desleal.

Según dijo Gove este domingo, la UE se niega a presentar los detalles de la documentación legal, y tampoco desea intensificar las conversaciones de una forma que demuestre que está realmente interesada en firmar un acuerdo de libre comercio bilateral.

Al mismo tiempo insisten en que aceptemos un control sobre nuestra autonomía que ningún país independiente estaría dispuesto a aceptar, y en seguir teniendo acceso a nuestras áreas de pesca como antes, agregó.

Gove, quien declaró a Sky News que su deseo es firmar un pacto comercial con la UE, luego dijo a la BBC en una entrevista sobre el mismo tema, que el Reino Unido mantenía la puerta ‘entreabierta’ para los negociadores europeos, siempre y cuando hubiese un cambio de posición.

En caso de no firmarse un pacto antes de fin de año, el comercio entre los dos antiguos aliados tendrá que regirse por las reglas de la Organización Mundial del Comercio, lo que supone la aplicación de tarifas y controles aduaneros para las mercancías británicas que entren a la zona europea, y viceversa.

Al igual que anunció el primer ministro, Boris Johnson, el viernes pasado, Gove dijo a ambas televisoras este domingo que el Reino Unido está listo para abandonar la UE sin un acuerdo de libre comercio.

También admitió que ese escenario ‘no sería un picnic’ para las empresas británicas, cuyos líderes le pidieron que trate de limar las diferencias y sellar un pacto que les garantice acceso expedito a su principal mercado.

El empresariado británico, bastante golpeado por la pandemia de Covid-19, teme sufrir grandes pérdidas en caso de un Brexit duro, mientras algunos analistas predicen que habrá escasez de medicinas y alimentos, y hasta desórdenes públicos.

ga/nm

Prensa Latina