Pagos de estímulo: revelan cuándo empezaría debate de nuevo cheque de $1,400 pero habría trabas

La Cámara Baja controlada por los demócratas podría pasar a aprobar componentes de la propuesta de Joe Biden (que incluye una nueva ronda de pagos de estímulo) tan pronto como la primera semana de febrero.

La presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, demócrata por California, dijo a los periodistas el jueves que los representantes trabajarán en comités durante la próxima semana «para que estemos completamente listos para ir al piso» con un proyecto de ley cuando la cámara regrese el próximo mes.

Según los analistas, la euforia del mercado tras la investidura de Joe Biden ha comenzado a chocar contra las realidades de Washington, sobre todo a la vista de las dificultades que el nuevo presidente puede encontrarse en el Congreso para aprobar el nuevo paquete de estímulo de $1.9 billones que ha propuesto.

En las últimas horas, varios legisladores republicanos han cuestionado la necesidad de nuevas medidas de impulso económico y el senador demócrata Joe Manchin -más cercano en algunos aspectos a las tesis republicanas y que será clave para lograr mayorías en la Cámara Alta- ha cuestionado la cuantía del plan de Biden.

La orden también intenta facilitar que las personas reclamen pagos directos de paquetes de ayuda anteriores y otros beneficios. Además, crearía una garantía de que los trabajadores aún podrían cobrar las prestaciones por desempleo si se niegan a aceptar un trabajo que pueda poner en peligro su salud.

La segunda orden ejecutiva de Biden restablecería los derechos de negociación sindical revocados por la administración Trump, protegería el sistema de servicio civil y promovería un salario mínimo de $ 15 por hora para todos los trabajadores federales. El presidente demócrata también planea iniciar un proceso de 100 días para que el gobierno federal exija a sus contratistas que paguen al menos $ 15 la hora y proporcionen licencia paga de emergencia a los trabajadores, lo que podría presionar a otros empleadores privados para que aumenten sus salarios y beneficios.

Por su parte la Casa Blanca se ha negado a proporcionar un cronograma para aprobar su paquete de ayuda propuesto, diciendo que los funcionarios están comenzando a programar reuniones con los legisladores para discutir la propuesta.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo en una sesión informativa el jueves que la propuesta tiene un apoyo que va desde el senador socialdemócrata Bernie Sanders hasta la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

Pero no todos los componentes del paquete son populares entre los republicanos, y eso podría retrasar la aprobación de formas que podrían dañar la economía. Psaki enfatizó que Biden quiere que cualquier acuerdo sea bipartidista y que el proceso de reunirse con los legisladores para discutir el plan apenas está comenzando.

Biden debe equilibrar la necesidad de ayuda inmediata con el riesgo de negociaciones prolongadas. Psaki le dijo al programa «Good Morning America» ​​de ABC el viernes que Biden «no va a quitar herramientas de la mesa» mientras busca llevar a los republicanos a la mesa, y ella argumentó que el intercambio es «exactamente cómo debería funcionar . » «Descubriremos cómo se ve la salchicha cuando salga de la máquina», dijo.

Neil Bradley, director de políticas de la Cámara, dijo a los periodistas el jueves que el Congreso debería actuar rápido para aprobar los aproximadamente $400,000 millones para la vacunación nacional y la reapertura de escuelas y otros elementos del plan con apoyo bipartidista, en lugar de prolongar las negociaciones.

«No vamos a permitir que las áreas de desacuerdo impidan el progreso en áreas en las que podemos encontrar puntos en común», dijo Bradley. “No podemos permitirnos seis meses para que el proceso de vacunación funcione correctamente. … No podemos esperar ni seis semanas para que se distribuyan las vacunas y se vuelvan a abrir las escuelas».

Telemundo