martes, abril 16, 2024
Internacionales

NBC: Trump nominaría a Amy Coney Barrett para llenar la vacante de la jueza Ginsburg

WASHINGTON – El presidente Donald Trump nominaría este sábado a Amy Coney Barrett como candidata para sustiuir a la fallecida jueza Ruth Bader Ginsburg en la Corte Suprema de Justicia, según confirmó NBC News.

El anuncio de Trump se haría desde uno de los jardínes de la Casa Blanca, previo al viaje del mandatario a Pensilvania para un evento de campaña.

NBC y otros medios informaron este viernes que se espera que el presidente Trump nomine a Amy Coney Barrett para llenar la vacante de Ginsburg en la Corte Suprema. Telemundo no ha confirmado esta información.

Si el Senado confirma a la nominada de Trump la balanza en la Corte Suprema se inclinaría aún más hacia el lado de los jueces conservadores sobre los más progresistas por 6-3.

Si bien se barajaron inicialmente al menos cinco nombres, según fuentes de NBC News el presidente tiene a dos favoritas: Amy Coney Barrett y Bárbara Lagoa. 

AMY CONEY BARRETT

Barrett, de 48 años, está ampliamente considerada como la principal favorita de Trump. 

La jueza estuvo entre los finalistas para la segunda nominación de Trump al alto tribunal, que finalmente obtuvo el juez Brett Kavanaugh.

Barrett, católica devota y con siete hijos, es una favorita de los conservadores religiosos y se considera que rechaza de plano el aborto.

Amy Coney Barrett

Notre Dame Law School

Amy Coney Barrett.

La contienda electoral se recalienta con el fallecimiento de la magistrada.

Barrett fue nominada por Trump a la Corte de Apelaciones del 7mo Circuito federal y confirmada por el Senado en octubre de 2017 por 55 votos a favor y 43 en contra. El 7mo Circuito, con sede en Chicago, cubre los estados de Illinois, Indiana y Wisconsin.

En sus casi tres años en el puesto ha firmado unas 100 opiniones, incluidas varias opiniones discordantes en las que mostró su claro y consistente cariz conservador.

Barrett sirvió como asistente legal del juez de la Corte Suprema Antonin Scalia. Trabajó brevemente como abogada privada en Washington D.C. antes de volver a la Facultad de Derecho de la Universidad de Notre Dame, donde estudió, para convertirse en profesora en 2002.

En 2017, durante su vista de confirmación en el Senado para el puesto en la corte de apelaciones, los demócratas presionaron a Barrett sobre si sus creencias afectarían a sus posibles fallos sobre el aborto y otras cuestiones sociales controvertidas.

Barrett respondió que se tomaba su fe católica en serio, pero que “yo recalcaría que mi afiliación religiosa personal o mi creencia religiosa no me eximen de mis deberes como juez”.

Está casada con Jesse Barrett, un exfiscal federal que ahora es socio en una firma legal de South Bend, Indiana. La pareja tiene siete hijos, incluidos dos adoptados en Haití y uno con necesidades especiales.

BÁRBARA LAGOA

GETTY IMAGES

Bárbara Lagoa.

Lagoa, de 52 años, es una jueza cubanoestadounidense de Florida que fue nominada por Trump en 2019 para servir en la Corte de Apelaciones del 11mo Circuito. Su nombre estaba en la lista de posibles elegidas publicada este mes por la Casa Blanca.

Criada en Hialeah, un suburbio de Miami con una considerable población hispana, es hija de exiliados cubanos que huyeron del régimen comunista de Fidel Castro. Habla español fluido y tiene un sólido historial conservador como magistrada.

Su posible nominación se ha presentado como una forma de que Trump refuerce su menguante apoyo en un estado indeciso crucial, donde sondeos recientes han mostrado en cabeza por un estrecho margen al candidato demócrata, Joe Biden.

Lagoa también supondría la ventaja de haber sido investigada por el Senado hace apenas 10 meses, cuando obtuvo una confirmación sin complicaciones por 80 votos a favor y 15 en contra, un apoyo bipartidista relativamente raro.

El 11mo Circuito tiene jurisdicción sobre Georgia, Florida y Alabama.

Lagoa se graduó en la Universidad Internacional de Florida y obtuvo su título de derecho en la Universidad de Columbia de Nueva York en 1992. Después trabajó como abogada particular en Miami durante aproximadamente una década.

En 2000, ganó notoriedad como parte del equipo legal que representó a los familiares de Elián González, un niño que se vio inmerso en una publicitada disputa de custodia entre su padre en Cuba y sus parientes en Miami.

Lagoa está casada con Paul Huck Jr., abogado de Miami. La pareja tiene tres hijos.

Telemundo