“Nadie está fuera del alcance”: diagnóstico de Trump muestra lo vulnerable que es EEUU al coronavirus

MIAMI, Florida – Estados Unidos se mantiene como el país más afectado por la pandemia de COVID-19, de acuerdo con el recuento independiente de NBC News este sábado a las 5 p.m. ET.

Actualmente se reportan 7,404,696 contagios y 210,368 muertes por coronavirus.

El sorprendente diagnóstico de COVID-19 del presidente Donald Trump sirve como un cruel recordatorio de la propagación generalizada del coronavirus y muestra cuán tenue control tiene la nación sobre la crisis, dijeron expertos en salud.

Con el aumento de las infecciones en Estados Unidos durante varias semanas, Trump fue uno de los cerca de 40,000 estadounidenses que se enteraron de que habían dado positivo cuando dio la noticia la madrugada del viernes. La primera dama Melania Trump también dio positivo, y se describió que ambos tenían síntomas leves. El presidente acudió a un hospital militar para lo que, según la Casa Blanca, fue una visita preventiva de “unos días”. Algunos de sus principales asesores y aliados también dieron positivo recientemente.

“Nadie está completamente fuera del alcance del virus, incluso aquellos que supuestamente están dentro de una burbuja protectora”, dijo Josh Michaud, director asociado de política de salud global de la Kaiser Family Foundation en Washington.

Ocho meses después de que el virus llegara por primera vez a Estados Unidos, surgieron señales preocupantes de lo que se avecina este otoño. La NFL pospuso su primer juego debido a un brote cada vez mayor entre los Tennessee Titans. Algunos hospitales de Wisconsin se han quedado sin espacio y los expertos advirtieron sobre un probable aumento de las infecciones durante los meses más fríos que se avecinan. Algunos economistas dicen que el mercado laboral podría tardar hasta finales de 2023 en recuperarse por completo.

Los CDC hicieron un llamado para reconocer las diferencias entre las alergias y los síntomas del COVID-19.

California se mantiene como el estado con más contagios de COVID-19 (829,197 casos, 16,090 fallecimientos). Le sigue Texas (793,227 contagios y 16,263 muertes) y Florida (714,615 infectados, 14,802 muertes).

Cuatro estados ya han superado las 15,000 muertes por COVID-19 cada uno: Nueva York, Nueva Jersey, California y Texas. Nueva York sigue siendo el estado con más decesos (470,144 contagios, 34,040 muertes), seguido por Nueva Jersey (210,546 casos y 16,132 fallecimientos).

Georgia, con 322,078 casos y 7,134 muertes, e Illinois, con 302,827 contagios y 9,023 fallecimientos, completan la lista de los estados más afectados por el coronavirus.

Los vientos bajos ayudarían a la transmisión de la enfermedad.

Los CDC pronosticaron recientemente que las muertes por COVID-19 en el país podrían llegar a 218,000 para el 10 de octubre. Los CDC dijeron que la tendencia de muertes es al momento “incierta” y que se podrían producir entre 3,000 y 7,000 decesos en las próximas semanas.

El balance provisional de fallecidos ha superado ya con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100,000 y 240,000 muertes a causa de la pandemia.

El Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre EEUU habrá superado los 230,000 fallecidos por COVID-19.

Telemundo