Mayoría de empresarios británicos quiere acuerdo post-Brexit con UE

27 de septiembre de 2020, 9:36Londres, 27 sep (Prensa Latina) La mayoría de los empresarios cree que el acuerdo comercial post-Brexit entre el Reino Unido y la Unión Europea (UE) no solo se puede lograr, sino que es necesario, afirmó hoy la Confederación de Industrias Británicas (CBI).

De acuerdo con la organización empresarial, apenas el cuatro por ciento de los 648 dueños de empresas y negocios entrevistados en las últimas semanas dijo preferir una ruptura en malos términos, una vez concluya el periodo de transición el 31 de diciembre próximo.

La CBI publicó los resultados del estudio en vísperas de que el Reino Unido y la UE inicien este martes en Bruselas la novena y última ronda de negociaciones para tratar de definir los términos de su futura relación comercial.

La semana próxima, las conversaciones del Brexit entran en su hora decisiva. Ahora es el momento para que ambas partes muestren liderazgo político y un espíritu de compromiso, advirtió la directora general de la organización empresarial, Carolyn Fairbairn, quien recalcó que el pacto ‘puede y tiene que ser firmado’.

Fairbairn apuntó que el empresariado británico enfrenta el triple reto de recuperarse de la primera ola de la Covid-19, lidiar con el impacto del segundo pico de la enfermedad y prepararse para los cambios significativos que se avecinan en las relaciones comerciales con la UE.

El Reino Unido abandonó el bloque europeo el 31 de diciembre pasado como parte del Brexit, pero ambas partes se dieron 11 meses de plazo para negociar un tratado de libre comercio, pero las conversaciones se encuentran estancadas por desacuerdos en temas relacionados con las cuotas pesqueras y las regulaciones para evitar la competencia desleal.

A principios de este mes, el primer ministro británico Boris Johnson dio de plazo hasta el 15 de octubre para llegar a un pacto, o de lo contrario su gobierno abandonará la mesa de negociaciones.

Poco después, el gobernante conservador dio otra patada al tablero, al presentar al Parlamento un proyecto de ley que cambiaría de forma unilateral los acuerdos ya rubricados sobre los chequeos aduanales para las mercancías que entren a Irlanda del Norte desde Gran Bretaña, y la ayuda estatal a las empresas que hacen negocios en ese territorio perteneciente al Reino Unido.

La UE reaccionó de forma airada a la propuesta, que pasó una primera votación en la Cámara de los Comunes, y tras acusar a Londres de pretender minar la confianza entre ambos, le dio de plazo hasta finales de este mes para retractarse.

En caso de no conseguirse un acuerdo post-Brexit antes de fin de año, el comercio bilateral tendrá que regirse a partir del 1 de enero de 2021 por las reglas de la Organización Mundial del Comercio, lo que presupone la aplicación de tarifas y controles aduaneros para las mercancías británicas que entren a la zona europea.

jha/nm

Prensa Latina