Más ayuda: gobierno de Trump promete suspender desalojos y otro cheque de $1,200

El gobierno de Donald Trump confirmó el sábado la noticia que millones de personas están esperando desde hace varios meses: sí habría un segundo cheque de ayuda por la pandemia del coronavirus y adelantó la fecha en la que empezarían a ser depositados.

El secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, dijo que los republicanos y la Casa Blanca están listos para respaldar el nuevo proyecto de estímulo económico de $1 billón que sería discutido en el Congreso a partir de este lunes.

Mnuchin prometió frente a periodistas que habrá una nueva ronda de $1,200 que empezaría a llegar a millones de contribuyentes a partir de agosto. Sin embargo, confirmó que el seguro de desempleo de $600 semanales es «ridícula», por lo que esta cifra será reducida drásticamente.

La ayuda de $1,200 se basaría en la misma fórmula del primer paquete de estímulo económico. Las personas que ganan $75,000 o menos recibirán la cantidad total y las que ganan más de $75,000 obtendrán una ayuda menor dependiendo de sus ingresos. Las personas que ganan más de $100,000 no califican para el pago.

«Estamos listos para movernos rápidamente», dijo Mnuchin después de una reunión con Mark Meadows, jefe de gabinete interino de la Casa Blanca, y otros integrantes del Partido Republicano en el Capitolio, solo dos días después de los republicanos y demócratas no llegaran a un acuerdo sobre la denominada ley HEROES.

Mnuchin anticipó que el presidente Donald Trump apoyará «absolutamente» el nuevo paquete de ayuda impulsado por los republicanos.

Los empresarios tendrán hasta el 8 de agosto para aplicar a los préstamos del Programa de Protección de Nómina (PPP).

Por otra parte, el asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, dijo este domingo que se extenderá una moratoria federal de desalojo a los millones de unidades que expiraría a fin de mes.

«Lo alargaremos», dijo en un programa de CNN, sin especificar por cuánto tiempo.

Los republicanos han argumentado que los beneficios federales deberían recortarse porque la combinación de asistencia por desempleo estatal y federal dejó a muchas personas mejor financieramente de lo que estaban antes de la pandemia y, por lo tanto, no quisieron regresar a sus trabajos.

Muchos demócratas sostienen que personas no se sienten seguras para volver a trabajar ya que el coronavirus está surgiendo nuevamente en todo el país.

El monto sería mucho menor a los $600 semanales aprobados en la ley CARES, según un reporte de The Washington Post.

Mark Meadows, el jefe de Gabinete de Trump, dijo que está trabajando con Mnuchin y el secretario de Trabajo, Eugene Scalia, para abordar las quejas de que los sistemas informáticos estatales obsoletos dificultarán que los desempleados obtengan sus beneficios de manera oportuna si se cambia la fórmula.

«Nuestro objetivo es asegurarnos de que no sean computadoras anticuadas que eviten que las personas obtengan sus beneficios», dijo Meadows.

Pelosi criticó el atraco en el lado republicano. Los demócratas de la Cámara aprobaron un paquete de ayuda de $ 3 billones hace un par de meses, con el objetivo de impulsar las negociaciones.

La discusión en el Capitolio será contrarreloj, mientras millones de estadounidenses se preparan para recibir el beneficio por desempleo por última vez esta semana. 

El presidente dijo este martes que posiblemente ocurrirá después del feriado del 4 de julio. Para ver más de Telemundo, visita now.telemundo.com

La Casa Blanca planteó recortar este subsidio a $100 semanales, mientras que los republicanos del Senado propusieron $200. Ambos partidos acordaron un subsidio que garantice no más del 70% del salario que ganaba la persona antes de perder su empleo por cuenta de la crisis de la pandemia.

Está previsto que el líder republicano en el Senado, Mitch McConell, presente el proyecto completo que también contempla ayuda económica para las escuelas y las universidades, así como fondos que serán destinados a la realización de pruebas del COVID-19.