miércoles, junio 19, 2024
Gaming

Los emuladores han cambiado el iPhone para siempre

Street Fighter emulado en un iPhone.
Nadeem Sarwar / DT

La App Store de iPhone finalmente es el hogar de algunos emuladores. Para las personas a las que no les gustan los juegos, un emulador es un software que le permite ejecutar código desde otra plataforma. En este caso, estamos hablando de emuladores que te permiten jugar títulos de consolas de juegos retro (como la Game Boy Advance) tomando el código instalado en el hardware (como un cartucho) y dejándolo correr a través de aplicaciones en máquinas no nativas (como iPhones y iPads).

Parece que los fanáticos han mantenido sus ojos en este desarrollo histórico. Poco después de su lanzamiento, la aplicación emuladora Delta subió a la cima de las listas de descargas de la App Store en 35 países. Una aplicación para iPad ya está en camino. El impulso continuó con el lanzamiento del emulador Gamma para los títulos de PlayStation 1. Y la semana pasada, PPSSPP, posiblemente el mejor emulador móvil que existe, aterrizó en la App Store.

Es un desarrollo que hace que el iPhone sea más divertido, y en más de un sentido. La App Store, y especialmente la sección Arcade, ya es el hogar de algunos juegos visualmente impresionantes. Pero no tienen el tipo de anhelo que provocan los juegos retro. Estos juegos son una hermosa recuperación de una época pasada. Un toque de nostalgia. Y no hay una plataforma más amplia y elegible que el iPhone.

¿Por qué ahora?

Juego de Castlevania en un iPhone.
Nadeem Sarwar / DT

Después de años de estar indeciso, Apple finalmente se ha entusiasmado con la idea de los emuladores. Esto se produjo inmediatamente después de los cambios masivos que realizó en el ecosistema del iPhone a raíz de las revisiones de las reglas del mercado en la UE. Hay múltiples razones por las que Apple ha evitado los emuladores, y dos de los principales obstáculos son las aguas grises legales y los temores inherentes a la plataforma.

Daré una breve introducción a la situación legal aquí. Nintendo atacó a Yuzu, un emulador de Nintendo Switch, acusado de permitir «la piratería a una escala colosal». Yuzu sostuvo oficialmente que un entusiasta debe tener su propia BIOS de juego, lo que significa que se supone que debe haber comprado una copia legal de Nintendo, antes de volcar el archivo y jugarlo en un teléfono o una PC.

Yuzu ni siquiera lanzó copias piratas de juegos, ni vendió claves de productos. Pero ese no fue el argumento de Nintendo en la demanda. «Sin el descifrado de Yuzu del cifrado de Nintendo, las copias no autorizadas de los juegos no podrían jugarse en PC o dispositivos Android», argumentó el gigante de los juegos. A raíz de un acuerdo de 2,4 millones de dólares, varios desarrolladores se alejaron de proyectos similares.

Opciones de máscara del emulador Delta en iPhone.
Nadeem Sarwar / DT

Pero el trasfondo es claro. Nintendo no quiere que ninguna otra parte coseche dólares a expensas de sus propias arcas de juegos. Ahora, cambiemos el enfoque a Apple. La compañía no es realmente fanática de la fórmula de aplicaciones dentro de una aplicación. Esa es también una de las razones clave por las que Apple luchó con uñas y dientes para no permitir aplicaciones de transmisión de juegos basadas en la nube, como Xbox de Microsoft, en la App Store.

¿Por qué? Los juegos basados en la nube se ejecutan en la parte superior de un servidor, y eso significa que no necesita el último silicio que escupe fuego y hardware termomimado para jugar. Incluso los reguladores están en la misma línea. En las propias palabras de Apple, temía un mundo en el que «todo lo que importa es quién tiene el hardware más barato» y los consumidores pudieran «comprar un Android [improperio] por 25 bux (sic) en una venta de garaje y… tener un dispositivo sólido de computación en la nube» que «funciona bien», dice el Departamento de Justicia de Estados Unidos en su demanda contra Apple.

No se trata solo de jugar

God of War en un iPhone.
Nadeem Sarwar /DT

La emulación de juegos no se aleja demasiado del árbol. Por supuesto, Apple también debe tener cuidado con el hecho de que Nintendo podría llamar a sus puertas por permitir aplicaciones (léase: emuladores) que violan los derechos de autor de su software propietario.

Bueno, la actitud se ha relajado hacia los emuladores, al menos por parte de Apple. Y hasta ahora, ni Nintendo ni Sony han armado sus cañones de demanda contra los emuladores dirigidos a juegos lanzados para consolas retro que ya no se venden oficialmente.

Un aspecto clave de la emulación es mantener vivos los juegos retro. Los juegos que ya no se venden oficialmente, y que están años y décadas en el pasado, se reviven y se les da una nueva plataforma para ejecutarse. Una buena parte de los conservacionistas y aficionados a los juegos retro creen que la emulación es una excelente manera de preservar juegos antiguos que corren el riesgo de perderse para siempre.

Mario en un iPhone a través de un emulador.
Nadeem Sarwar /DT

No es un tema menor. En 2023, la Fundación de Historia de los Videojuegos y la Red de Preservación de Software revelaron que aproximadamente el 87% de los juegos clásicos han desaparecido para siempre. Esa es una gran parte de la historia de los videojuegos perdida por las mareas del tiempo.

Pero la actitud relajada de Apple podría insuflar nueva vida a esos esfuerzos, y estoy totalmente a favor. De hecho, el tipo de potencia de fuego que obtienes, incluso con un iPhone de unas pocas generaciones, sigue siendo suficiente para ejecutar casi cualquier emulador de juegos retro sin contratiempos. Ese es un incentivo lucrativo para los desarrolladores.

Microsoft, que se ha comprometido con la preservación de los juegos en la plataforma Xbox, estaría eufórico con los desarrollos. Por supuesto, Microsoft querría ganar algo de dinero mientras lo hace. Pero para un entusiasta promedio de los juegos retro, incluyéndome a mí, la llegada de los emuladores de juegos es una gran noticia y una señal de que Apple está aflojando su control de la manera correcta para variar.

Espero que esta racha continúe

Un iPhone 15 Pro Max boca abajo en el exterior, mostrando el color Natural Titanium.
Joe Maring / DT

La llegada de los emuladores es una señal de otro cambio masivo en la política. Técnicamente, Apple le permite obtener código de software creado para otra plataforma, cargarlo en una aplicación y luego disfrutarlo en un iPhone. eso suena algo así como dejar que el iPhone ejecute software obtenido de un lugar que no sea la App Store. ¿Está bajando por fin la guardia el jardín amurallado?

Una de las razones por las que el iPhone atrae mucho odio es lo innecesariamente complejos que son algunos procesos básicos. ¿Por qué tengo que mover una imagen de Fotos a la aplicación Archivos para poder cambiarle el nombre? Todo el sistema de almacenamiento de archivos es un desastre. Pero Apple ha estado aprendiendo paso a paso.

La capacidad de configurar aplicaciones predeterminadas, reproducir videos de imagen en imagen, personalizar los widgets de la pantalla de inicio, la configuración de la pantalla de bloqueo, tener pestañas de navegador protegidas con contraseña y acceder a mapas sin conexión es una señal de que Apple está aprendiendo lentamente uno o dos trucos prácticos de Android.

Permitir la carga lateral y la expansión de los pagos de aplicaciones en Europa este año es una señal de una creciente «apertura» en el ecosistema de Apple. En retrospectiva, es casi sin precedentes. Los emuladores de juegos están montando la primera ola de este cambio de panorama, uno que es global y no se limita a la UE.

Es una hermosa manera de hacer una pequeña concesión, especialmente porque tiene un aspecto crucial de preservación de la caza. Pero esto es Apple al final del día. Espero sinceramente que el precedente establecido por la adopción de emuladores persista y fomente más libertad para un usuario de iPhone en los próximos años.

Recomendaciones del editor

Digitaltrends español