La peor en 1,200 años: actual megasequía en oeste de EEUU bate récord del siglo XVI, según estudio

La megasequía en el oeste de Estados Unidos se profundizó tanto el año pasado que ahora es la más seca en al menos 1,200 años y es el peor escenario de cambio climático que se desarrolla en la actualidad, según un nuevo estudio.

La sequía dramática en 2021, casi tan seca como la de 2002 y uno de los años más secos jamás registrados en la región, empujó la sequía de 22 años más allá del récord anterior de megasequías a fines del siglo XVI y no muestra signos de alivio en los próximos años, según un estudio publicado el lunes en la revista Nature Climate Change.

El estudio calculó que 42% de esta megasequía se puede atribuir al cambio climático causado por el hombre.

«El cambio climático está cambiando las condiciones de referencia hacia un estado más seco y gradualmente más seco en el oeste y eso significa que el peor de los casos sigue empeorando», dijo el autor principal del estudio, Park Williams, hidrólogo climático de la UCLA.

“Esto está en línea con lo que la gente pensaba en la década de 1900 como el peor de los casos. Pero hoy creo que debemos estar incluso preparándonos para condiciones en el futuro que son mucho peores que esto”.

¿CÓMO MIDIERON LOS NIVELES DE SEQUÍA?

Williams estudió los niveles de humedad del suelo en el oeste -que incluye California, Wyoming, Utah, Nevada, Arizona, la mayor parte de Oregon e Idaho, gran parte de Nuevo México, el oeste de Colorado, el norte de México y las esquinas suroeste de Montana y Texas- usando medidas modernas y anillos de árboles para estimaciones que se remontan al año 800.

Eso es lo más antiguo que pueden llegar las estimaciones confiables con anillos de árboles.

Hace algunos años, Williams estudió la sequía actual y dijo que calificaba como una “megasequía” larga y profunda y que la única peor fue en el siglo XVI. Pensó que la sequía actual no superaría a esa porque las megasequías tendían a desaparecer después de 20 años. Y, dijo, 2019 fue un año húmedo, por lo que parecía que la sequía occidental podría estar llegando a su fin.

Pero la región se secó a fines de 2020 y 2021.

El nivel del lago ha disminuido mucho en los últimos 20 años. Te explicamos cómo ha pasado.

Todo California se consideró en sequía oficial desde mediados de mayo hasta finales de 2021, y al menos las tres cuartas partes del estado estuvieron en los dos niveles más altos de sequía desde junio hasta Navidad, según el monitor de sequía de EEUU.

CREEN QUE LA MEGASEQUÍA NO ESTÁ CERCA DE ACABAR

“Que esta sequía haya vuelto a la máxima intensidad de sequía a fines de 2020 hasta 2021 es una declaración bastante enfática de esta sequía de la década de 2000 que dice que no estamos cerca del final”, dijo Williams. Esta sequía es ahora 5% más seca que el antiguo récord del siglo XVI, dijo.

El monitor de sequía dice que 55% del oeste de EEUU está en sequía y 13% experimenta los dos niveles más altos de sequía.

Esta megasequía realmente comenzó en 2002, uno de los años más secos de la historia, según la humedad y los anillos de los árboles, dijo Williams.

José del Bosque, un agricultor del Valle Central, dice que el campo de espárragos donde trabaja tuvo que reducir la producción debido a la falta de agua, lo que también afectará de manera drástica al consumidor.

“Me preguntaba si volveríamos a ver un año como 2002 en mi vida y, de hecho, lo vimos 20 años después, dentro de la misma sequía”, dijo Williams. Los niveles de sequía en 2002 y 2021 fueron un empate estadístico, aunque aún por debajo de 1580 para el peor año individual.

El cambio climático por la quema de combustibles fósiles está provocando temperaturas más altas y aumentando la evaporación en el aire, dicen los científicos.

¿CÓMO SABEN QUE LA MEGASEQUÍA TIENE RELACIÓN DIRECTA CON EL CALENTAMIENTO GLOBAL?

Williams usó 29 modelos para crear un mundo hipotético sin calentamiento causado por el hombre y luego lo comparó con lo que sucedió en la vida real: la forma científicamente aceptada de verificar si un evento climático extremo se debe al cambio climático. Encontró que 42% de las condiciones de sequía son directamente del calentamiento causado por el hombre.

Sin el cambio climático, dijo, la megasequía habría terminado pronto porque 2005 y 2006 habrían sido lo suficientemente húmedos como para romperla.

El estudio “es una importante llamada de atención”, dijo Jonathan Overpeck, decano de medioambiente de la Universidad de Michigan, que no formó parte del estudio. “El cambio climático está literalmente quemando el suministro de agua y los bosques del suroeste, y podría empeorar mucho si no detenemos el cambio climático pronto”.

Williams dijo que existe un vínculo directo entre la sequía y el calor y el aumento de los incendios forestales que han estado devastando el oeste durante años. Los incendios necesitan combustible seco que promueven la sequía y el calor.

Eventualmente, esta megasequía terminará por pura suerte de algunos buenos años lluviosos, dijo Williams. Pero luego comenzará otro.

Daniel Swain, un climatólogo de la UCLA que no participó en el estudio, dijo que es probable que el cambio climático haga de las megasequías “una característica permanente del clima de la cuenca del río Colorado durante el siglo XXI”.

Telemundo