domingo, abril 21, 2024
Internacionales

Indocumentados son excluidos del nuevo paquete de ayuda, a pesar de pagar millones en impuestos

NUEVA YORK – Una vez más, el paquete de estímulo financiero aprobado por el Senado y firmado por el presidente Trump tras días de incertidumbre y renuencia excluye de la ayuda a cientos de miles de inmigrantes indocumentados y sus hijos ciudadanos.

Los contribuyentes que pagan sus impuestos con un Número de Identificación Personal del Contribuyente (ITIN), el cual se otorga las personas que no tienen un Número de Seguro Social, no recibirán el cheque de $600 que comenzó a distribuirse esta semana.

El ITIN permite a los trabajadores indocumentados cumplir con sus responsabilidades fiscales, algo que las autoridades de inmigración requieren como prueba de buena moral en caso de que se inicie un proceso para regularizar el estatus. 

Los defensores de los inmigrantes y legisladores arremetieron contra la ley de estímulo económico por omitir una vez más a un sector que aporta dinero del cual se benefician ciudadanos estadounidenses y titulares de la tarjeta verde, además de otros inmigrantes con estatus legal migratorio. 

The New York Times informó en septiembre que el presidente Trump solo pagó $750 en impuestos federales sobre la renta en 2016, y nada en absoluto en 10 de los 15 años anteriores.

Según un estudio de New American Economy, los inmigrantes indocumentados aportan en promedio $13,000 millones al Seguro Social y $ 3,000 millones a Medicare al año. Son fondos que costean una buena parte de los programas de ayuda pública, una contribución considerable, en especial cuando se proyecta que los fondos del Seguro Social podrían agotarse para 2034.

«El envío se realizará mediante depósito directo esta noche y continuarán hasta la semana próxima», agregó la Secretaría del Tesoro de EEUU. Los cheques en papel comenzarían a enviarse por correo este miércoles.

El sistema de Seguridad Social se ha vuelto cada vez más dependiente de este flujo de ingresos, a medida que los Baby Boomers comienzan a jubilarse. 

Además, los inmigrantes tienen que pagar los mismos impuestos que los ciudadanos estadounidenses, incluso si son indocumentados. No hacerlo puede resultar en la deportación.

Stephen Goss, el principal actuario de la Administración del Seguro Social, estimó en un reporte que alrededor de 1.8 millones de inmigrantes trabajaron con tarjetas de Seguro Social falsas o robadas en 2010, y proyectó que ese número podría llegar a 3.4 millones para 2040. Goss calculó que los inmigrantes indocumentados pagaron $ 13 mil millones en el fondo fiduciario de jubilación de ese año, y solo recibieron alrededor de $ 1 mil millones en beneficios. 

«Estimamos que las ganancias de los inmigrantes no autorizados para trabajar en el país resultan ser un efecto positivo neto en el estado financiero de la Seguridad Social en general, y que esto en efecto contribuyó con aproximadamente $ 12 mil millones al flujo de efectivo del programa en 2010», concluyó Gross en una revisión de 2013 sobre la contribución de los inmigrantes indocumentados en la Seguridad Social.

En un discurso en el Senado, McConnell dejó claro que no someterá a voto la petición de Trump para aumentar de $600 a $2,000, el pago directo a cada estadounidense.

El Pew Research Center estima que 10.5 millones de inmigrantes indocumentados viven en los Estados Unidos, y aunque no tienen autorización legal para trabajar, unos 8 millones sí lo hacen, tanto dentro como fuera de los libros del IRS. 

Dado que los inmigrantes indocumentados no tienen números de seguro social y no están autorizados para trabajar en el país, no cumplen con los requisitos para recibir beneficios del Seguro Social, ya sea que hayan ingresado al sistema o no.

Los inmigrantes, tanto documentados como indocumentados, pagaron aproximadamente $ 328 mil millones en impuestos estatales, federales y locales solo en 2014. Y los aproximadamente 4.5 millones de personas con ITIN, que están disponibles solo para los no ciudadanos, pagaron $ 23.6 mil millones en impuestos totales en 2015, según el IRS.

El presidente Trump insiste en que pagó millones de dólares en impuestos sobre la renta.

¿CÓMO PAGAN A LA SEGURIDAD SOCIAL LOS INMIGRANTES INDOCUMENTADOS?

Mediante el impuesto sobre la nómina. El impuesto del 12 % deducido de los cheques de pago de los trabajadores asalariados, dividido entre la empresa  y el empleado es el que financia el Seguro Social. Los trabajadores indocumentados generalmente usan un SSN falso o el SSN de otra persona cuando solicitan trabajos asalariados. 

Muy pocos estados requieren que las empresas verifiquen a través de E-Verify si un empleado tiene la autorización para trabajar de forma legal en el país. 

Otros estados tienen diferentes niveles de requisitos de E-Verify, de parcial a ninguno. No obstante, el gobierno del presidente Trump se ha enfocado en obligar a los estados a cumplir con los estándares del E-Verify, la base de datos del Departamento de Seguridad Nacional.

Además, los inmigrantes indocumentados que pagan impuestos de trabajo por cuenta propia a través de un ITIN también pagan a los fondos del Seguro Social, sin embargo, hasta ahora no hay estadísticas sobre los montos exactos de esa contribución. 

Las contribuciones de los inmigrantes indocumentados a los fondos del Seguro Social ayudan a sus finanzas, en especial porque no están recibiendo beneficios. 

Quienes están casados con indocumentados, serán incluidos en el nuevo paquete de estímiulo.

Telemundo