General asume como ministro de Salud de Brasil

16 de septiembre de 2020, 8:21Brasilia, 16 sep (Prensa Latina) Tras cuatro meses como ministro interino de Salud de Brasil, el general Eduardo Pazuello será efectivo en el cargo en una ceremonia de posesión prevista para hoy en el Palacio del Planalto (sede del Poder Ejecutivo).

Pazuello tomó el mando provisional de la cartera el 16 de mayo, en medio de la pandemia de Covid-19 en reemplazo del oncólogo Nelson Teich, quien permaneció en el cargo durante un mes luego de sustituir al ortopédico Luiz Henrique Mandetta (de enero de 2019 a abril de 2020). Mandetta y Teich tuvieron fuertes roces con el presidente Jair Bolsonaro al manifestar reservas sobre el uso de la hidroxicloroquina para tratar a enfermos por la Covid-19 y apoyar el aislamiento social.

Durante estos cuatro meses, el alto oficial abogó por el tratamiento temprano del virus y la autonomía de los estados y municipios en la adopción de políticas de confinamiento.

Asimismo, designó a militares en los principales cargos de la cartera y desplazó a funcionarios de carrera.

Con él al frente, el ministerio estableció una nueva directriz para el uso temprano de la cloroquina y la hidroxicloroquina en el tratamiento del patógeno, incluso para casos leves.

El titular interino, quien no tiene formación en medicina, respondió de esta forma a empeños de Bolsonaro, quien publicita tales fármacos para curar el virus, aunque sin tener pruebas científicas de su eficacia.

Pese a apoyar al mandatario ultraderechista, Pazuello admitió que no ve nada malo en cuestionar el uso de las drogas para este fin.

El general es un especialista en logística. Fue el coordinador de logística de las tropas del Ejército durante los Juegos Olímpicos y Paralímpicos Río 2016.

Brasil llegó a 133 mil 119 decesos por la Covid-19 y a cuatro millones 382 mil 263 infectados.

El gigante suramericano aparece como el segundo país del mundo con mayores afectaciones por la pandemia, detrás de Estados Unidos, aunque científicos estiman que las cifras podrían ser mucho mayores por la enorme subnotificación.

mem/ocs

Prensa Latina