El exnúmero dos de la familia criminal italoamericana Lucchese muere en prisión tras contraer el coronavirus

Anthony Casso fue condenado a 455 años de prisión por crimen organizado, extorsión y asesinato.

Anthony ‘Gaspipe’ Casso, quien fuera número dos de los Lucchese, una de las denominadas Cinco Familias de la mafia italoamericana que dominaron el crimen organizado en Nueva York, murió el pasado martes en una cárcel estadounidense, según el sitio web de la Oficina de Prisiones.

El mafioso, de 78 años, buscó a través de sus abogados la liberación compasiva a finales del mes pasado, ya que había contraído el covid-19 mientras cumplía cadena perpetua en la penitenciaría de Tuscon, en Arizona. El equipo legal del condenado apeló que, además de la infección por coronavirus, Gaspipe sufría una serie de problemas de salud, como cáncer de próstata, afecciones de las arterias coronarias, enfermedad renal y de la vejiga, hipertensión y problemas pulmonares a causa del tabaco.

No obstante, el juez federal de Brooklyn, Frederic Block, rechazó la petición de liberación anticipada y dictaminó que «a la luz de la naturaleza y el alcance de los antecedentes penales del acusado, sigue siendo un peligro para la comunidad«. Casso, quien se declaró culpable de 14 asesinatos de la mafia, fue condenado en 1988 a 455 años de prisión por crimen organizado, extorsión y asesinato.

RT espanol