California lucha contra el segundo peor incendio en la historia del estado

Un incendio forestal masivo en el norte de California ha crecido a tal punto que se convertió en el segundo más grande en la historia del estado, ya que este y cientos de otras conflagraciones han quemado casi un millón de acres.

El incendio del complejo LNU Complex, que consume cinco condados: Napa, Sonoma, Lake, Yolo y Stanislaus, se ha extendido a más de 314,000 acres y solo ha sido contenido en un 35%, informaron este sábado las autoridades. Las llamas han destruido 560 estructuras y dañado otras 125.

El estado ahora tiene más de 585 incendios forestales activos, los cuales han quemado casi un millón de acres.

“El incendio LNU Complex es ahora el segundo incendio forestal más grande en la historia del estado”, dijo Sean Kavanaugh, comandante de incidentes de CalFire. El incendio forestal más grande en la historia de California fue el Mendocino Complex, que quemó más de 459,000 acres en 2018.

El presidente Donald Trump declaró el sábado el estado de emergencia de gran desastre, una medida que pone fondos federales a disposición de las víctimas de incendios en siete condados.

“California está luchando contra dos de los incendios más grandes de nuestra historia y ha visto casi 600 nuevos incendios en la última semana causados ​​por rayos secos”, dijo el gobernador Gavin Newsom.

Muchos de los incendios que han azotado al estado en las últimas semanas fueron provocados por una gran cantidad de rayos, en momentos en que California enfrenta una intensa ola de calor.

“Durante todo 1987 hubo alrededor de 11,000 incendios provocados por rayos. Este año van 12,000 en el estado”, dijo el portavoz de Cal Fire, Jeremy Rahn, en conferencia de prensa del sábado. Solo el sábado cayeron 100 rayos.

El Servicio Meteorológico Nacional emitió un aviso de incendios para áreas desde el norte de la Bahía de Monterey hasta la costa nacional de Point Reyes, al norte de San Francisco. Los rayos podrían afectar a esas comunidades desde el domingo al lunes.

“Los rayos probablemente provocarán nuevos incendios en toda la región, incluidas las áreas remotas”, advirtieron las autoridades.