Baja presencia de migrantes en Italia tras 20 años de crecimiento

13 de octubre de 2021, 10:32Roma, 13 oct (Prensa Latina) Un reporte del Centro de Estudios e Investigaciones IDOS dado a conocer hoy reveló una disminución de la presencia de migrantes en Italia tras 20 años de crecimiento, atribuible en parte a la Covid-19.

El 31 dossier estadístico de inmigración editado por IDOS, junto a otros colaboradores, será presentado el 28 de octubre próximo.

En alusión al informe medios de prensa locales destacaron que el país durante al menos seis años registró un declive demográfico, pero en 2020, por primera vez en dos décadas, tuvo el mayor descenso de la población extranjera.

Ese año perdió casi 200 mil habitantes, de ellos 26 mil 422 residentes extranjeros, una disminución del 0,5 por ciento, de algo más de cinco millones 13 mil 215, reseñó el texto.

Los tiempos en los que la población extranjera residente compensaba los saldos naturales negativos de los italianos parecen haber terminado, comentó el reporte y detalló que ello obedeció, entre otros factores, a los relacionados con los cierres por las medidas de contención de la pandemia.

También comentó que debido a la Covid-19 aumentó la mortalidad, lo cual condujo a un balance natural de la población total negativo para 342 mil 42 unidades y el componente italiano perdió, entre nacimientos y defunciones, 392 mil 108 personas, mientras el extranjero, gracias a los nacimientos, aumentó en 50 mil 66.

El documento de IDOS precisó que los extranjeros, por su menor edad, sufrieron menos los efectos letales de la pandemia, pero su mortalidad aumentó en un año 25,5 por ciento, con mil 892 muertes más que en 2019, con un alza del 36 por ciento en el noreste del país, donde fue mayor la incidencia de la Covid-19.

Comparó también que pese a ser positivo en 2020 el saldo migratorio extranjero y el natural, los residentes de otras naciones descendieron por 118 mil 949 cancelaciones por otros motivos como indisponibilidad o caducidad del permiso de residencia y 133 mil que adquirieron la ciudadanía italiana.

El número de trabajadores extranjeros, en continuo crecimiento desde 2004, en 2020 disminuyó 6,4 por ciento (en menos 1,4 para los italianos), el desempleo en 12,4 por ciento (menos 10,1 para los nativos), mientras que la inactividad creció 16,2 por ciento (3,1 para los italianos).

Los empleados extranjeros se redujeron a dos millones 346 mil, con una pérdida de 159 mil unidades, pero debido a la importante pérdida de empleos incluso entre los italianos, la incidencia de los foráneos en el total no descendió.

En tanto, puntualizó el estudio, por primera vez en la historia de la inmigración en Italia, la tasa de empleo de los extranjeros es inferior a la de los ciudadanos italianos (57,3 frente al 58,2 por ciento).

mgt/smp

Prensa Latina