Corea del Norte dice que mantiene la esperanza de una cumbre de paz con Corea del Sur

(Reuters) — Corea del Norte está dispuesta a considerar otra cumbre con Corea del Sur si se puede garantizar el respeto mutuo entre los vecinos, dijo el sábado la agencia estatal de noticias KCNA, citando a Kim Yo Jong, la hermana del líder del Norte, Kim Jong Un.

Corea del Sur acogió la perspectiva este domingo. El Ministerio de Unificación dijo que esperaba entablar rápidamente conversaciones con Pyongyang. Además, insistió en la necesidad de restablecer una línea telefónica directa entre ambos.

El comentario de Kim se produjo después de que la semana pasada el Norte instara a Estados Unidos y a Corea del Sur a abandonar lo que calificó de política hostil y de tener un doble estándar hacia él, si se quieren mantener conversaciones formales para poner fin a la Guerra de Corea de 1950-53.

La búsqueda de armas nucleares por parte de Corea del Norte ha complicado la cuestión del fin formal de la guerra, que se detuvo con un armisticio, en lugar de un tratado de paz, dejando a las fuerzas de la ONU dirigidas por Estados Unidos técnicamente todavía en guerra con el Norte.

Corea del Norte estaría expandiendo planta de uranio enriquecido 0:53

«Creo que solo cuando se mantenga la imparcialidad y la actitud de respeto mutuo podrá haber un entendimiento fluido entre el Norte y el Sur», dijo Kim Yo Jong, que es una poderosa confidente de su hermano.

publicidad

Las discusiones constructivas ofrecen la oportunidad de encontrar soluciones en temas como «el restablecimiento de la oficina de enlace conjunta Norte-Sur y la cumbre Norte-Sur, por no hablar de la declaración oportuna del fin significativo de la guerra», dijo Kim.

El llamado de Corea del Sur

En su intervención del martes ante la Asamblea General de la ONU, el presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, había reiterado un llamamiento al fin formal de la guerra. Pero luego dijo que se estaba agotando el tiempo para lograr ese avance antes de que termine su mandato en mayo del próximo año.

Corea del Norte lleva décadas buscando el fin de la guerra, pero Estados Unidos se ha mostrado reacio a aceptarlo, a menos que renuncie a las armas nucleares.

En sus declaraciones del sábado, Kim dijo que había observado con interés el intenso debate en el Sur sobre la renovada perspectiva de una declaración formal.

«Sentí que el ambiente de la opinión pública surcoreana que desea recuperar las relaciones intercoreanas que están en un punto muerto y lograr una estabilidad pacífica lo antes posible es irresistiblemente fuerte», dijo. «Nosotros también tenemos el mismo deseo», agregó.

Surge nueva polémica entre las dos Coreas 1:04

Este domingo, en respuesta a las declaraciones, el Ministerio de Unificación de Seúl dijo en un comunicado: «Para estas discusiones, primero debe restablecerse rápidamente la línea de comunicación intercoreana, ya que una comunicación fluida y estable es importante».

Línea directa entre las dos Corea, interrumpida

La línea directa, mantenida por los militares surcoreanos para gestionar las relaciones con Pyongyang, no funciona desde agosto, ya que Corea del Norte dejó de responder a las llamadas.

Las conversaciones con Estados Unidos están estancadas desde 2019, cuando crecían las expectativas sobre una declaración del fin de la guerra, aunque no de un tratado real, antes de una histórica cumbre del expresidente Donald Trump y Kim Jong Un en Singapur.

Pero esa posibilidad, y el impulso que los líderes generaron durante tres reuniones, quedaron en nada.

En su propio discurso en la ONU, el presidente de EE.UU. Joe Biden dijo que quería una «diplomacia sostenida» para resolver la crisis sobre los programas nuclear y de misiles de Corea del Norte.

Corea del Norte ha rechazado las propuestas de diálogo de Estados Unidos y el jefe del organismo de control atómico de la ONU dijo esta semana que su programa nuclear sigue «a toda máquina».

CNN